La mexicana Coppel llega al país para competir con Falabella, Rodó y Garbarino

Tras el intento fallido por quedarse con Rodó, la empresa destinará u$s 50 millones a su plan en la Argentina. Es el primer destino internacional de sus inversiones
La mexicana Coppel, una de las 50 empresas más grandes de Latinoamérica, desembarcará el año próximo en la Argentina con una inversión de u$s 50 millones para la apertura de cuatro tiendas departamentales en el Gran Buenos Aires.

La línea gerencial del proyecto será íntegramente local, por lo que 60 argentinos se capacitan hace más de un año en Culiacán, en el estado de Sinaloa, a donde fueron trasladadas con sus respectivas familias. En total, la empresa contrató hasta el momento a 70 empleados locales.

El gigante azteca prevé crear 400 empleos en su primer año de actividades, con cuatro locales y un depósito, y luego expandirse. Con una facturación anual de más de u$s 2.100 millones, esta iniciativa constituirá la primera inversión de Coppel afuera de México. En paralelo, encarará un proyecto similar en Brasil, el mayor mercado de la región.

"En una primera etapa se evaluó comprar una tienda argentina. Pero finalmente tomamos la decisión de seguir creciendo más allá de las fronteras de México", explicó el responsable del proyecto en la Argentina, Luis Brieva, en diálogo con El Cronista.

A principios de 2008, Coppel realizó un intento para quedarse con Rodó. Tras el fracaso en ese intento, decidió probar suerte por la vía directa. Es la misma estrategia que eligió su compatriota y competidora Elektra, que abrió locales propios tras ofrecer sin éxito u$s 250 millones por Garbarino.

Con la intención de darle a la iniciativa impronta nacional, el único mexicano afectado al desarrollo del negocio en la Argentina que se trasladará a Buenos Aires será Agustín Bravo García, del departamento de Nuevos Negocios de Coppel, quien funcionará como enlace con el país del norte.

Bravo García detalló que, aunque aún no están definidos los lugares donde la firma planea abrir sus locales, se evalúan ciudades como Quilmes, Morón, Florencio Varela o José C. Paz. "Apuntamos a los segmentos D y C3. Con créditos de fácil acceso y líneas de electrodomésticos, muebles e indumentaria, ofrecemos todo lo que una familia necesita para cubrir sus necesidades", detalló.

El nombre que el proyecto adoptará en la Argentina es todavía un misterio. Actualmente Coppel está llevando a cabo una investigación de mercado para determinarlo ya que buscan que se funda con la cultura nacional. "Aquí Coppel es una marca consolidada. Pero probablemente no exportemos el nombre, ya que buscamos que el proyecto se identifique con la Argentina. Que las tiendas sean nacionales. Por eso también la decisión de que todos los gerentes sean argentinos‘, explicó Bravo García.

El proyecto fue presentado ayer en el hotel Sheraton María Isabel de esta ciudad por Brieva, Bravo García y el vicepresidente de la firma, Roberto Vigil; en el marco de la misión comercial y política que encabeza el canciller Jorge Taiana. Tras el anuncio, el subsecretario de Comercio Internacional de la Argentina, Luis María Kreckler, se mostró satisfecho. "Es un proyecto importantísimo", destacó.

Coppel se sumará así a Femsa, Telmex, Bimbo, Cesar Park, CTI Móvil y Fondo de Cultura Económica, empresas que ubicaron a México entre los diez principales inversores en el país.

La instalación de las tiendas Coppel en México data de 1941, nombradas en honor a su fundador, Luis Coppel Rivas. La casa central está actualmente instalada en la ciudad donde abrió sus puertas la primera sucursal: Culiacán. La venta de muebles a créditos de fácil acceso es la insignia de la empresa que actualmente tiene más de 500 sucursales en unas 270 ciudades mexicanas.

Comentá la nota