La Metropolitana debutará en Saavedra y Coghlan con el 75% de ex Federales

La Metropolitana debutará en Saavedra y Coghlan con el 75% de ex Federales
Será en febrero. Los barrios fueron elegidos por su ubicación periférica, los indices de inseguridad y la presencia de fiscalías. Habrá 600 oficiales en las calles. Prueba de fuego.
No será en Microcentro, tampoco en el sur de la Ciudad ni en el corazón de la Villa 31: los primeros oficiales de la flamante Policía Metropolitana debutarán en una zona residencial: los barrios de Saavedra y Coghlan, en las cercanías del flamante Shopping Dot, más custodiado que nunca. Y también de la Villa Mitre

Este martes, el recien asumido Jefe de la Policía Metropolitana, Eugenio Burzaco (Jefe "Górgory", como le dice Macri), lo anunciaría durante la conferencia de prensa que ofrecerá para presentar oficialmente la tan cuentionada fuerza.

Las razones que justifican la elección son varias, pero la principal es que el Gobierno quiere que su fuerza avance desde la periferia de la Ciudad hacia el centro. Además, Saavedra es un barrio típico de clase media con índices estándares de inseguridad, con fiscalías propias y con conexión directa con la General Paz, que ofrece ventajas logísticas para el Gobierno.

Además, este martes se anunciaría que la salida formal de los agentes se atrasará un poco más de los esperado. No será en diciembre, tampoco en enero como se había previsto: el escenario más fuerte se orienta a los primeros días de febrero, con unos 850 agentes listos y equipados. "Los más apurados para que salga la Policía a la calle son los periodistas y si se atrasa unos días, vamos a tener tiempo para sacarla en mejores condiciones", chicaneaba ayer unos de los funcionarios con más responsabilidad en la Seguridad porteña mientras hacía compras navideñas.

Los primeros "agentes PRO" son, esencialmente, oficiales que ya tienen experiencia previa en otras fuerzas y que desde octubre son entrenados en el Instituto Superior de Seguridad Pública. El 75% son ex integrantes de la Policía Federal y los demás vienen de la bonaerense y de fuerzas del interior.

El perpetuo atraso de su salida a la calle se debe a que aún existen problemas estructurales de peso para que la fuerza pueda operar con idoneidad. Por ejemplo, de los 850 agentes que están operativos en febrero, sólo trescientas tienen arma de fuego al día de hoy. Las trescientas pistolas restantes están "trabadas por problemas de importación". Una vez más, el Gobierno porteño endilgó las responsabilidades al Nacional y jurá que los trámites no avanzan por razones políticas.

Una vez que los primeros agentes toquen la vereda, asistirán principalmente la Justicia Contravencional porteña, realizarán tareas de investigación y administrativas y tendrán competencia sobre los 16 delitos que la Justicia Nacional le transfirió a la Ciudad hace algunos años (ver los delitos). Además, tendrán un esquema de intervención doble. Si bien focalizarán sus tareas en los barrios mencionados, también patrullarán algunas zonas de conflicto como salidas de escuelas, bancos y corredores turísticos.

La principal asignatura pendiente es la articulación de la Metropolitana con la Federal, que cuenta con unos 15 mil efectivos en la vía pública. A dos días de la presentación oficial, el Ministerio de Seguridad porteño aún no logró cerrar un convenio con Nación para actuar en conjunto, pero juran que "está cada día más avanzado". "La única forma de sacar a la Policía Metropolitana a la calles es con un convenio con la Federal y creo que Burzaco está avanzando bien", confirma Cristian Ritondo, uno de los legisladores porteños con más experiencia en temas de Seguridad.

Además de los oficiales experientados, el ministerio trabaja en la capacitación de 550 más. Se trata de cadetes de entre 18 y 30 años, sin experiencia, que terminarán su entrenamiento en julio de 2010. Su selección fue exhaustiva: de más de 3 mil anotados, sólo quedaron 550. Este jueves, mientras PERFIL charlaba con funcionarios, algunos de ellos entrenaba con un paracaídas colgado de la espalda en el instituto de formación. Tienen una dieta estricta y entrenan tres veces por semana. Serán parte de la "la renovación" que llegará a mediados de 2010.

Comentá la nota