Los metrodelegados se ven con Tomada

El Ministerio de Trabajo citó a los ex delegados del Subterráneo para una reunión el lunes con el objetivo de frenar una huelga por 48 horas prevista para el transcurso de la semana. La cartera laboral no anticipó los motivos de la convocatoria, pautada para las 15, aunque para los representantes de base del personal el eje central deberá ser el trámite pendiente de inscripción gremial de un nuevo sindicato de la actividad, separado de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).
El llamado oficial se concretó en medio de la polémica por la marcha convocada para el viernes próximo y luego suspendida por la CGT para, entre otros argumentos, defender el modelo sindical de intentos "divisionistas" como los de los dirigentes del Subte, como calificó un comunicado de la UTA. Los ex delegados adelantaron que el paro dispuesto para la semana próxima sólo será levantado ante la inscripción reclamada al Gobierno para su Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp).

Como informó ayer Crítica de la Argentina, el Ministerio de Trabajo analizaba alternativas para convencer a los representantes de base de suspender el paro. Entre ellas, la eliminación de una retención de 1% que la UTA practica de manera forzosa sobre los salarios de los trabajadores de las seis líneas de Subte y el Premetro, incluso para los no afiliados al gremio, en concepto de "aporte solidario".

Los "metrodelegados", sin embargo, confirmaron ayer que esa concesión ya les había sido ofrecida por funcionarios –de manera informal– como prenda de cambio para levantar la huelga por 24 horas de este martes. El argumento no dio resultado y la huelga se llevó a cabo, incluso con la decisión del Gobierno de declarar, por ese día, la actividad como "servicio esencial".

La UTA, en tanto, distribuyó ayer un comunicado para cuestionar el reclamo y los métodos de los dirigentes del Subte. Los comparó con "aprendices de brujos" que "avalan la actitud disolvente y antisocial de los grupúsculos de saboteadores que acosan a los usuarios y trabajadores de las líneas del Subte" y que, de este modo, "pretenden darles una entidad y representatividad que están lejos de tener, con el lamentable objetivo subalterno de fundamentar su ilegítima pretensión divisionista".

Comentá la nota