Le meten un tiro en la cabeza por disputarse unas zapatillas

Ocurrió en el barrio Malimal, en Rawson. Dos jóvenes discutieron. Uno de ellos sacó un revólver y le disparó al otro en la cabeza.
Todo empezó como un simple reclamo entre dos amigos por unas zapatillas prestadas. El otro joven no se quedó atrás y le exigió una plata adeudada a cambio de la devolución de ese calzado. Una palabra llevó a la otra y, en un arrebato, uno de ellos sacó un revolver y le disparó en la cabeza al otro. El agresor primero huyó, pero luego regresó y con otro chico intentó trasladar a su amigo herido al hospital. En el camino fueron interceptados por la policía: dos terminaron presos y el otro internado en el hospital por ese disparo que milagrosamente sólo le dañó el cuero cabelludo. Para los investigadores, además de la disputa por las zapatillas, también podría tratarse de un ajuste de cuentas.

La violenta agresión ocurrió ayer a las 11 en el barrio Malimal, en Rawson. Según la policía, tres jóvenes se habían juntado en una casa a conversar y pasar el rato. La víctima, de 17 años, empezó a discutir con otro joven apodado "Morocotó" (28) por unas zapatillas que le había prestado. Todo ante la presencia de otro chico de 16 años, conocido como "Boca de Chancho", dijeron. Lo que comenzó como un simple reclamo se transformó en una acalorada discusión que desembocó en una situación límite. "Morocotó" sacó un revolver (sería calibre 38) y efectuó un disparo en contra del chico de 17. La bala le dio en la frente del chico y salió por el costado derecho. Ante tamaña situación, el agresor huyó en su moto Hero Honda 125cc. Pero se arrepintió, volvió y cargó al herido junto al otro chico y emprendieron viaje hacia el hospital, precisaron. A la altura de calle San Miguel y calle 4, un móvil del Comando Radioeléctrico observó como pasaron los tres jóvenes raudamente e intentaron detenerlos. A los metros lo hicieron y solicitaron una ambulancia para el herido. Los otros dos jóvenes quedaron detenidos.

Por suerte, el proyectil entró y salió por la cabeza, dañando solo el cuero cabelludo y no comprometiendo el estado neurológico del menor, informaron fuentes policiales. Anoche, continuaba recuperándose en el Hospital de Niños. Los pesquisas, además de la versión de las zapatillas, investigaban si el ataque pudo ser por la posible repartija del botín de un robo debido a que los tres tienen antecedentes, dijeron en la subcomisaría del barrio Ansilta.

Comentá la nota