Mestre y Nicolás alberdianos: siguen pacto preexistente (con liquid paper)

Estaría cerca un acuerdo entre ambos dirigentes, punto de arranque de una lista de unidad. Ni el legislador provincial ni el senador electo quieren precisar los detalles de las conversaciones que sostienen.
Ramón Mestre y Miguel Nicolás habrían dado ya el primer paso para el diseño de una lista de unidad en el radicalismo, tarea que luego deberá incorporar más protagonistas. En la UCR hay coincidencia casi general sobre la necesidad de llegar a un acuerdo que evite la elección interna del 6 de setiembre, aunque no resulta sencillo imaginar la solución definitiva que conforme a todos.

Ni Mestre ni Nicolás quieren precisar los detalles de las conversaciones que indudablemente sostienen, pero voceros de ambos, mucho más generosos, coincidieron en señalar la existencia de algunos puntos en común entre ambos dirigentes.

En primer lugar, se respetaría el "pacto preexistente», casi en sentido alberdiano, por el cual el senador nacional electo designa al nuevo presidente del Comité Capital, y el legislador al titular del Comité Provincia. Claro que las cosas no son tan blancas y negras, porque se trata de radicales.

Mestre, con el cartelito de candidato a intendente atado bien firme en el cuello, colocará a Javier Bee Sellares, un lugarteniente suyo, en el primer piso de la Casa Radical, desde donde se trabajará para aceitar el aparato partidario y asaltar con éxito el Palacio 6 de Julio dentro de dos años.

Pero Nicolás no tendría total libertad en el manejo de la birome para nombrar al inquilino del tercer piso de la Casa Radical. Si bien podrá escribir el nombre, Mestre lo espía por encima del hombro mientras conserva en su mano un frasquito de liquid paper.

El candidato de la nicolacista Fuerza Renovadora, oficializado ante la Junta Electoral partidaria, es el intendente de Villa Carlos Paz, Carlos Felpeto. Sin embargo, la unidad supone la reapertura de las listas. Y allí colocan una cuña los mestristas.

Así habla un dirigente muy cercano a Mestre y con licencia para ser interpretado como fiel vocero: "No puede ser un intendente, porque necesitamos alguien que, con moderación, tenga la libertad para criticar al gobierno".

El reparo se explica porque los intendentes, muchas veces, quedan expuestas a presiones más o menos diplomáticas del gobierno, lo que, en este caso, influiría sobre la conducción del partido radical.

Podría agregarse, aunque nadie lo ha dicho, que el perfil del futuro presidente del Comité Provincia de la UCR es el de un dirigente que desde ese cargo no pretenda porfiar en la candidatura a gobernador que hoy nadie le discute a Oscar Aguad.

El acuerdo Mestre-Nicolás contempla una buena porción de espacios en el organigrama radical para Aguad, el ganador de la elección de diputados nacionales, aunque su raigambre en el aparato partidario sea débil.

Después, empezarán a golpear el plato en la mesa Mario Negri, Carlos Becerra, Eduardo Angeloz y los intendentes del Foro.

Comentá la nota