A Mestre lo espera un Concejo Deliberante con oposición atenuada

A Mestre lo espera un Concejo Deliberante con oposición atenuada

El PJ le dio los votos para el Esop y hay buena relación con Schiaretti. Con Juez casi afuera, Tomás Méndez es el principal opositor

Como no ocurría hace ya varios años, el Concejo Deliberante de Córdoba cerró sus puertas el pasado 30 de diciembre y permanecerá en receso formal hasta el 29 de este mes, aunque la tarea legislativa propiamente dicha no arrancará sino después del 1° de marzo, cuando el intendente Ramón Mestre inaugure el período de sesiones ordinarias.

Esta extendida pausa (la última actividad institucional relevante fue la jura de cuatro ediles que faltaban, el 11 de diciembre pasado) se da después –y en contraste– con la hiperactividad que tuvo el Concejo con su anterior composición, en el cierre de mandato.

En los primeros días de diciembre, hubo sesiones maratónicas y decenas de proyectos aprobados casi a libro cerrado, y también la creación del polémico Ente de Obras y Servicios Públicos (Esop).

Es un secreto a voces que Mestre apuró esas aprobaciones dudando sobre el nuevo escenario legislativo que tendría tras las elecciones municipales del 13 de septiembre, en las que obtuvo su reelección. De hecho, intuía que podría afrontar una tribuna opositora mucho más áspera respecto de la que cerró su anterior mandato.

En trazos gruesos, la composición del Concejo y su representación política replicó la dispersión opositora que se evidenció en los comicios y que le permitió a Mestre ganar con el 32,2 por ciento de los votos.

Además de la UCR, la oferta electoral opositora incluyó otras 12 fórmulas, de las cuales sólo tres accedieron a bancas: Movimiento ADN, con seis; Unión por Córdoba (UPC), cinco; La Fuerza de la Gente (la alianza juecista-riutorista), cuatro.

Desde los comicios del 13 de septiembre a la fecha, mucha agua corrió bajo el puente de la Capital, y la oposición a Mestre se desflecó bastante, incluso antes de que arranque la actividad legislativa.

El bloque de UPC estará integrado por Esteban Dómina, Adrián Brito (exministro de Trabajo), Natalia de la Sota (hija del exgobernador), Pablo Ovejeros y Patricio Serrano. El margen de acción opositora de esta bancada parece nacer bastante acotado por el acuerdo de gestión que sellaron Mestre y el gobernador Juan Schiaretti, que han reiterado que encararán obras (como las colectoras cloacales) de manera conjunta.

Además, fue el propio PJ el que le dio a Mestre los votos que necesitaba para alcanzar la mayoría agravada que le permitió aprobar la creación del Esop a principios de noviembre.

Claro que en aquel momento Dómina estaba en otra bancada (Compromiso Ciudadano, junto a Daniel Juez) y se opuso férreamente a esa iniciativa; en su caso, habrá que ver cómo compatibiliza sus posiciones personales con las necesidades políticas de Schiaretti.

Como sea, nada indica por ahora que el peronismo vaya a asumir una oposición encarnizada a Mestre.

El bloque Fuerza de la Gente, con cuatro integrantes, se reconfiguró por completo. Iba a tener dos miembros riutoristas: Victoria Flores y Martín Llarena; y dos juecistas: Graciela Villata y Luis Juez.

Pero estos dos últimos no se quedarán en el Concejo. Villata ya solicitó formalmente licencia para irse al Ministerio de Comunicaciones nacional, que encabeza el cordobés Oscar Aguad; y Juez deshoja la margarita respecto del cargo que asumirá, casi seguramente en el exterior.

Aún de capa caída como está Juez, para Mestre no deja de ser un alivio no tenerlo en el Concejo como voz opositora.

Piedra en el zapato

El frente más complejo para el oficialismo será Movimiento ADN, con el experiodista Tomás Méndez a la cabeza. De allí el Ejecutivo no puede esperar otra cosa que no sea una oposición total, aunque quizás más mediática que política, justamente por el perfil de Méndez, que ya esmeriló a Mestre desde el programa de televisión que tenía en los SRT.

En este caso, también habrá que prestar atención a cómo será el funcionamiento interno de la bancada, donde hay diferencias que nadie oculta –ya se vieron incluso durante la campaña– entre Méndez y su compañero de fórmula Marcelo Pascual. El bloque se completa con Santiago Gómez, María Reales, María Terre y David Urreta.

Los nuevos jefes de bloque

Lucas Cavallo. Un mestrista que reemplazará a Javier Bee Sellares y a Eduardo Conrad (ejercieron esa función entre 2011 y 2015). Ahora deberá alinear a radicales y a los macristas Aníbal de Seta y Abelardo Losano.

Tomás Méndez. Construyó un partido político desde su programa de televisión y hasta le puso el mismo nombre. Fue la sorpresa en las elecciones municipales. Dice que hará una oposición total al oficialismo.

Esteban Dómina. Quedó al frente de la bancada de Unión por Córdoba. Fue el opositor más sólido al primer mandato de Mestre. 

María Victoria Flores. Hija de Olga Riutort y esposa de Miguel Siciliano. Tiene perfil político propio, pero no la visibilidad pública de Riutort o de Luis Juez.

Coment� la nota