Mesiteros reclamaron soluciones.

Entre las alternativas que se propusieron se encuentra la posibilidad de que la comuna acondicione un espacio físico para la instalación de las mesitas.
Se hicieron presentes, en la sede de la Defensoría del Pueblo, representantes de los mesiteros, encabezados por el señor Juan Carlos Mereles, a efectos de plantear una situación que es de sumo interés para el sector que los nuclea y que guarda relación con la regularización de su actividad.

Los concurrentes, manifestaron que están contestes con el acatamiento de las normas comunales que determinan que su labor debe desempeñarse en forma “ ambulante ” y cuyo cumplimiento persiguen las autoridades de Bromatología de la municipalidad y de la Policía de la Provincia, así como que son consientes que la situación tiene cierto desborde dado que, originariamente, representaban un número determinado, no muy numeroso, de mesiterios que se nuclearon en una suerte de asociación espontánea; pero que, actualmente, las personas que llevan adelante la actividad son muchísimas más que aquel grupo originario, generando ello una problemática distinta.

Entre las alternativas que se propusieron se encuentra la posibilidad de que la comuna capitalina acondicione un espacio físico para la instalación de las mesitas, a la manera que existe en otras jurisdicciones comunales, en forma tal que se liberen las veredas céntricas y los trabajadores puedan disponer de un lugar definitivo.

Desde el Organismo de la Constitución se recordó que hace ya algunos años hubo un planteo similar de los mesiteros, quienes ante los controles legales que realizaba Bromatología y la Policía, acudieron a la Defensoría. En la ocasión se planteó la cuestión a la comuna, la cual, por intermedio de su titular, Fernando De Vido, hizo el ofrecimiento concreto de acondicionamiento de un céntrico inmueble sobre la calle Brandsen entre Rivadavia y Moreno de esta capital pero, al parecer, la propuesta no convenció a los solicitantes, motivo por el cual se consideró concluida la gestión de la Defensoría del Pueblo.

Actualmente, la problemática se recrea, por lo que se anticipó que “acudiremos, nuevamente a la autoridad comunal, a sabiendas de que, como en aquella ocasión, comprenderá que la situación afecta a decenas de hogares formoseños y de que, es factible hallar una solución que satisfaga a los reclamantes, beneficie a la comunidad y que, fundamentalmente, se encuadre en el cumplimiento de las normas vigentes”.

Comentá la nota