A 6 meses del traslado, en la villa del nuevo puente reina la incertidumbre

Quieren saber quiénes serán relocalizados en las 51 viviendas. Se quejan por falta de información
Los vecinos de la villa Ranqueles, ubicada en la margen norte del río Cuarto, están atravesados por la incertidumbre. La mayoría quieren ser relocalizados, pero aún nadie les ha confirmado quienes se irán y quienes se quedarán.

Finalmente, en unos días la Municipalidad concretará la compra del terreno para la construcción de las tan anunciadas 51 viviendas a las que se trasladarán parte de los pobladores asentados en la zona del acceso al nuevo puente, que unirá Banda Norte con el hospital. Y se estima que en seis meses las casas estarán terminadas.

El nuevo barrio sólo albergará a un tercio de las 170 familias que viven allí. Será edificado frente de El Triángulo de Banda Norte.

Los habitantes del lugar quieren que les den una casa nueva y están apurados por irse de la costa del río. Pero no saben si están en la lista de los relocalizados. Y se quejan por la falta de información oficial. Desde hace ocho años vienen alimentando sus expectativas de un cambio de vida.

Las precarias viviendas del asentamiento que deben ser demolidas son las que están ubicadas donde se va a construir el acceso norte del puente, que no tendrá una rotonda, como se había dicho. Sólo será una avenida de doble mano.

“Nosotros tenemos un relevamiento de las familias, el contexto de cada una. Se realizó un trabajo de campo, con asistentes sociales”, dijo el director del Instituto Municipal de la Vivienda, Raúl Neme, quien confirmó que “es inminente” la firma del contrato de compra venta con la Cooperativa de Vivienda y Consumo Guarnición Aérea para adquisición de los terrenos. “Se están esperando los informes sobre los títulos. Inmediatamente nos darán la posesión y los pondremos a disposición de la Provincia”, afirmó.

Según el funcionario, desde que se anunció relocalización, se fueron sumando los habitantes. “Si se hubiera decidido hacer la rotonda, tendríamos que trasladar a 80 familias, porque cada vez hay más gente ahí”, enfatizó Neme.

Antonio Altamirano (51) vive desde el ´87 en el final de la calle Roberto Payró y espera ansioso el traslado. Su esposa, Lucía Tello (53), indicó: “Si nos dan casa, habrá que cambiarse no más. Yo tengo una casa grande, espero que la otra sea igual”.

Carlos Vílchez (21), es albañil, vive con su esposa y dos nenes cerca del nuevo puente y dice que se quiere quedar allí. “ Algunos dicen que sacan a la gente de hasta 50 metros de acá, otros que nos vamos todos. Yo prefiero quedarme, pero también sería lindo tener una casa nueva”, sostuvo.

María Pérez (44), de Humahuaca 850, es cocinera y beneficiaria de un plan social. Dijo: “Yo me quiero ir, pero a nosotros no nos han dicho nada. Mi casa es precaria y no me alcanza para arreglarla, si nos llevan por lo menos vamos a vivir en algo nuevo”.

Viviana Maldonado (24) hace doce años que vive en Humahuca al 840 y se quejó: “Nosotros no le podemos hacer nada a la casa, si a lo mejor nos tenemos que ir. Nos tienen a las vueltas desde hacer mucho tiempo. Nos dicen que nos van sacar, pero no pasa nada”.

Orfelia Benítez (72), vive en Humahuaca 830 desde hace más de 30 años y contó: “He escuchado la bulla de que nos van a llevar. Si es cerca de acá yo me quiero ir, pero lejos no”.

Los terrenos del desvelo municipal

El año pasado, la Provincia hizo dos depósitos de dinero. Uno de 600 mil pesos y otro de 150 mil. Y ahora el Municipio espera conseguir otros 50 mil, para completar los 800 mil que cuestan esas dos manzanas ubicadas en el sector que está a cuatro cuadras después de las vías, a mano izquierda, yendo por el bulevar Buteler desde el Mercado de Abasto hacia el Seminario.

La operación fue autorizada por el Concejo Deliberante a mediados de diciembre. Al momento de firmar el boleto se pagarán los primeros 100 mil pesos. Luego vendrán siete cuotas mensuales por igual monto, la primera de las cuales vencerá el 15 de febrero.

La Municipalidad tuvo que recorrer un largo laberinto. Estuvo a punto de comprar unos terrenos de la Asociación Bancaria, ubicados sobre Reforma Universitaria, entre el barrio Las Delicias y el country Riverside, pero la operación se disipó. Luego vino la polémica con la UOCRA, cuando en noviembre se intentó utilizar las tierras que el gremio tiene reservadas en el sector El Triángulo de Banda Norte para construir un barrio de 63 casas en el marco del Plan Hogar Clase Media.

Ante la negativa de ese sindicato, el Ejecutivo local intentó, sin éxito, seducir a la Asociación de Trabajadores de la UNRC, para que cediera, a cambio del dinero que aportó la Provincia, los terrenos que la Municipalidad le había dado en el barrio Jardín Norte para la construcción de 44 viviendas.

Luego llegó el ofrecimiento de la Guarnición Aérea. Y la compra está a punto de concretarse, a razón de 30 pesos el metro cuadrado.

Sobre los terrenos de los que los sindicatos no quisieron desprenderse, el titular del IMV, Raúl Neme, remarcó: “Nosotros nunca cedimos esas tierras. Las pusimos a dispocisión de varios gremios, pero eran para cuando el Plan Federal viniera a Río Cuarto, pero se licitó y nunca se adjudicó. Esos terrenos pertenecen a todos los riocuartenses”.

La UTE integrada por las empresas Estructuras SA, Boetto y Buttigliengo SA, Paschini Construcciones SRL y Marinelli SA, la misma que construye el nuevo puente, hará estas casas. Según lo que la Provincia había anunciado, tendrán 45 metros cuadrados, techos de losa y pisos de cerámico. Serán dos dormitorios, un comedor y un baño.

“Nosotros vamos a llevar el agua al lugar y haremos la apertura de calles. Todavía no se ha decidido nada sobre las cloacas. Hay que hacer la división del terreno. Están las factibilidades para todos los servicios y la Provincia definirá las condiciones con que se entregarán las casas”, señaló el funcionario municipal.

Y agregó que el Gobierno local se hará cargo del traslado de las familias, que podría ser en julio. “Nosotros los vamos a acompañar en el proceso de adaptación, tal como se hizo en el caso de las 400 Viviendas”, remarcó.

Comentá la nota