A 18 meses, en el nuevo Parque Industrial sólo hay abandono

Lo inauguró a fines de 2007 el entonces gobernador De la Sota. Estuvo todo el gabinete. Hoy, además de no tener empresas, las 14 hectáreas no disponen de gas, agua ni electricidad. Culpan al Estado.
Son 14 hectáreas que debían convertirse en el nuevo polo industrial de Río Cuarto.

Ubicadas cerca del cruce entre las rutas 8 y A005, esas tierras son hoy, 18 meses después del acto oficial en el que estuvo el entonces gobernador José Manuel de la Sota, un desierto sin empresas pero, fundamentalmente, sin gas, ni electricidad ni agua potable.

De aquel anuncio sólo sobrevive el enorme cartel que se usó como escenografía el 30 de noviembre de 2007, día en que el gobernador, su mujer, Adriana Nazario (entonces ministra de la Producción) y gran parte del gabinete de ministros hicieron el acto de transferencia de las tierras al Centro Empresario (CECIS).

Fue la primera y única vez que se inauguró un terreno. Para el acto, la Provincia mandó a construir un monolito con una placa de bronce que dejaba testimonio de la donación del gobierno de De la Sota. Hoy, sólo sobrevive el monolito. La placa dorada ha desaparecido.

En ese campo no hay nada. Y el CECIS, que recibió las tierras y debía desarrollar el emprendimiento, explica que en el "Parque Industrial" no hay todavía ningún servicio.

"Tenemos empresas interesadas pero no contamos con los fondos para desarrollar todo el proyecto. Tocamos todas las puertas pero se nos ha hecho muy difícil seguir adelante solos", manifestó Javier Damiano, presidente del Centro Empresario.

En el cartel, en el que se destaca el característico logo "Córdoba, corazón de mi país", se informa que la Provincia aportó 800 mil pesos para comprar el campo y que esa inversión era parte del Programa para el Desarrollo de Parques Industriales. En Río Cuarto, la adquisición fue fruto, en realidad, de una disputa política. De la Sota, peleado con el entonces intendente Benigno Rins -al igual que el CECIS- eligió, crear un polo productivo propio e ignorar al Parque Industrial que ya opera en Río Cuarto y al que aún le falta el gas. Una de las alternativas era ampliar la capacidad del predio ubicado en la ruta 8, cerca del puente Antártida Argentina, que se quedó sin lugar para nuevas empresas, pero al final la ciudad se quedó con dos parques industriales, uno muy separado del otro.

¿Qué pasó en los 18 meses que transcurrieron desde el anuncio? ¿Por qué al campo no llegó ni siquiera el agua potable?

Damiano aseguró que el terreno era el primer paso, que después debían trabajar juntos la Provincia y el Municipio para encarar un proyecto, algo que jamás ocurrió. "El Centro Empresario no tiene infraestructura ni fondos para un desarrollo de tamaña envergadura. No hay predisposición ni una política de los gobiernos orientada en ese sentido. En la Municipalidad, está muy claro que tanto el gobierno de Rins como el actual no han tenido como prioridad el desarrollo económico", dijo el presidente del CECIS.

Agregó que en infinidad de ocasiones se habló de la necesidad de llevar el agua, la luz y el gas -que está a pocos metros- para impulsar el nuevo parque industrial. Pero, según el presidente del Centro Empresario, cada gobierno municipal se ha encerrado en sus propias prioridades -la obra pública en la gestión Rins y la cuestión social en el gobierno de Jure- y no le ha prestado atención al proyecto de ciudad. "En vez de apostar al desarrollo, lo único que hace el Municipio es ver cómo se le puede sacar al sector privado, entonces, crea la policía fiscal con incentivo", indicó Damiano.

Y citó el caso de Alcira Gigena, donde, en los últimos meses, el gobierno municipal consiguió fondos y ya está por abrir la primera empresa. Ese objetivo, aún está lejos en Río Cuarto.

$ 800.000

Es el aporte que hizo la Provincia para la compra del terreno del Nuevo Parque Industrial

Marcos Jure

Comentá la nota