En dos meses, habrá un colectivo ecológico en las calles porteñas

La Agencia de Protección Ambiental presentó una unidad modelo diesel eléctrica, que circulará desde septiembre. El boleto costará igual que el transporte común
A partir del 1 de septiembre, habrá un colectivo ecológico recorriendo las calles porteñas, con el fin de reducir las emisiones de gases y niveles de ruido. Al igual que en las demás líneas, por $ 1,10 se podrá viajar hasta tres kilómetros, y por $ 1,20 hasta seis.

El prototipo de este bus híbrido diesel eléctrico fue desarrollado totalmente en la Argentina por la Agencia de Protección Ambiental porteña junto a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros y la empresa TAT S.A. "La idea es probarlo durante dos meses, para que luego forme parte de una línea de colectivo que tenga mucho recorrido por la ciudad, de modo que podamos controlarlo. La unidad podría ser utilizada incluso sólo con motor eléctrico en el microcentro, donde la congestión de autos y colectivos es mayor", anticipó a El Cronista Graciela Gerola, presidenta de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad. Según pudo averiguar este diario, la línea elegida sería la 62, cuyas 23 unidades parten desde Constitución, pasan por Retiro y Once, para retornar finalmente a Constitución.

Los vehículos híbridos funcionan mediante energía térmica y eléctrica, ya que están compuestos por un motor alimentado a diesel y otro eléctrico. Durante el frenado, el motor eléctrico actúa como generador, permitiendo la recuperación de parte de la energía cinética del vehículo para almacenarla en el "banco de baterías", lo que mejora la eficiencia. Estas baterías eléctricas se recargan en los puntos de ascenso y descenso de pasajeros.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que mientras un bus diesel común tiene un costo aproximado de u$s 127.000, un híbrido fabricado en el país saldría u$s 170.000. Sin embargo, se pueden obtener un 40% de ahorro en combustible, pues una unidad común consume unos 20.450 litros de diesel por año, mientras una híbrida sólo gasta 12.270 litros. Por eso, la intención de Mauricio Macri es fomentar créditos del Banco Ciudad a una tasa baja para que los colectiveros que quieran cambiar sus unidades puedan hacerlo por vehículos ecológicos y, de esta manera, que en el 2012 haya 200 buses de estas características por las calles porteñas.

Este modelo, que está desarrollado y fabricado totalmente en la Argentina, tiene el mismo tamaño y capacidad para pasajeros que una unidad común, con 29 personas sentadas. En el techo posee 45 baterías que se recargan mientras circula y mediante la conversión de la energía cinética y calórica, producto de las frenadas en energía eléctrica. Próximamente, el prototipo contará con un sistema de monitoreo de emisiones, consumo y rendimiento de la unidad, para poder evaluar el desempeño de este tipo de vehículos y la reducción del impacto ambiental del transporte público de pasajeros, ya que los colectivos híbridos permiten reducir considerablemente tanto el consumo de combustible como las emisiones generadas por el transporte. "Un bus híbrido puede recorrer el doble de distancia que uno diesel con la misma cantidad de energía, ya que tiene menor pérdida en el motor, en la transmisión y cuando se encuentra detenido", se entusiasma Gerola. Esto tiene una explicación: como el motor de combustión acciona el motor eléctrico y carga las baterías al mismo tiempo, reduce no sólo las emisiones, sino los niveles de ruido. El motor diesel funciona a revoluciones constantes, evita la generación de ruido y la contaminación por la aceleración. En este caso, el ruido no aumenta al arrancar en semáforos o congestionamientos de modo. En recorridos cortos, el híbrido entonces podría utilizar sólo el motor eléctrico.

Comentá la nota