Son "meses críticos", indicó la Cooperativa Frutihortícola, y apuntan a políticas de desarrollo

Debido a la temporada, y a consecuencia de la larga sequía y las lluvias, la Cooperativa Frutihortícola señaló que recién en marzo la producción volverá a repuntar, y que por el momento en la zona casi no quedan productos. Especificó el vicepresidente de la entidad, Marcelo Abdala a DiarioChaco.com, que la más afectada es la producción de verduras de hojas, que son traídas a la provincia desde Mendoza y La Plata, y si bien ésos costos se trasladan a los precios, a diferencia de carnes y lácteos, "la verdura sube y baja de precio".
En relación a estas mermas características que se padecen en la provincia, destacó los avances que pudieron obtenerse en otros puntos del país por la aplicación de la tecnología a las técnicas de producción, y que evitan ésos altibajos. Por ello, es que reflexionó sobre lo necesario de políticas acordadas en conjunto para desarrollo aerotécnico a la siembra intensiva.

Aunque crítica la situación del sector por la temporada del año, en la Cooperativa Frutihortícola de la provincia manifestaron una firme postura de continuar en el trabajo sostenido para obtener un mejoramiento integral. El vicepresidente de la entidad, Marcelo Abdala, detalló a DiarioChaco.com no solo cómo es la realidad que viven, sino las perspectivas que tienen de desarrollo. La producción en este momento sufre las consecuencias acumuladas de sequía y excesivas lluvias, y casi no quedan productos.

El mayor faltante está en las verduras de hojas, que se traen a la provincia desde Mendoza y La Plata, costos que son trasladados al precio. Con la salvedad, explicó Abdala, que los precios suben y bajan todo el tiempo, hecho que no ocurre con carnes y lácteos. Destacó que se pudo avanzar algo, en trabajo conjunto con la Subsecretaría de desarrollo Rural, aunque falta la conciencia productiva frutihortícola.

Con ello hizo referencia a la puesta en práctica de políticas de desarrollo, sobre todo tecnológico, que permitan afrontar no solo los embistes de las temporadas y el clima, sino también mantener la producción de los cultivos masivos a lo largo de todo el año. Actualmente hay en la provincia entre 3000 y 3500 hectáreas de producción, que trabajan plenamente durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, y dejan un rinde aproximado de entre 15 y 20 mil kilos por hectárea.

"Si queremos volver al trabajo, hay que apostar al cultivo intensivo", explicó el representante de la Cooperativa, detallando que los otros tipos de cultivo se manejan por sus características con más maquinarias que personas, mientras que con la producción de frutas y verduras es mucha más necesaria la mano de obra humana. Y a consecuencia de ello, explicó que apostando a aumentar la producción primaria, se promoverá en conjunto a la industria de la provincia, pudiendo dejar de comprar de otras provincias lo que puede producirse e industrializarse para el consumo aquí mismo.

La siembra intensiva permite obtener más producto, pero en menos tiempo y espacio. Agregado a que las variaciones genéticas que se manejan actualmente, permiten no solo que la producción deje de darse en una sola temporada por año, y sea permanente, sino también que mientras se finaliza un ciclo comienza otro, y mejora la calidad del producto final.

Sin perder el optimismo en ningún momento, Marcelo Abdala indicó que mantendrán el trabajo permanente en los que considera, los requisitos para mejorar la situación, aunque destacó que es necesario establecer políticas de desarrollo que permitan conservar y consumir en la provincia, aquello que la provincia produce.

Comentá la nota