"En 15 meses aumentamos más que en los últimos 15 años", dice Pilatti Vergara

La ministra de Educación, María Inés Pilatti Vergara, criticó ayer el nuevo paro docente convocado para hoy por los gremios más intransigentes del sector, y dijo que la medida de fuerza "escapa a mi capacidad de asombro" ya que los sindicatos "obtuvieron en los últimos 15 meses más aumentos de salarios que en los 15 años anteriores".
"La verdad es que estoy totalmente asombrada. Escapa a mi capacidad de asombro este paro, porque todos saben lo que nos ha costado acordar con los gremios no hace más de 20 días el último aumento en el salario básico, y que el gobernador aceptó para que los chicos pudieran tener todos los días clases, con todo lo que presupuestariamente significa, que son 40 millones de pesos anuales que no los teníamos presupuestados", dijo.

"Es un despropósito"

"A los 20 días de haber acordado esto con todos los gremios, lo que motivó el levantamiento de las medidas de fuerza, encontrarnos otra vez con una convocatoria a paro, intempestiva, nada más que para manifestar disconformidad con el aumento, no deja palabras para opinar. Es como que no hay límites de razonabilidad para que los docentes puedan manifestarse", añadió.

Pilatti aclaró que "nadie espera que tiren cohetes o estén totalmente satisfechos con el aumento, pero volver a convocar a una medida de fuerza que veda a los alumnos la posibilidad de educarse, sólo por expresar disconformidad, es un despropósito".

"Espero que la docencia del Chaco no responda a esta convocatoria a medida de fuerza, y que tomen conciencia, porque nadie dice que no puedan cobrar mejor, pero saben que en 15 meses se les aumentó su salario básico más que lo que se les había aumentado en los 15 años anteriores", recordó.

Además, mencionó que "estamos en una situación de crisis donde países vecinos despiden gente, hacen ajustes y bajan sueldos. Nosotros estamos discutiendo aumentos, no reducciones ni despidos. Entonces, que no tensen la cuerda, porque a cualquier gobernador le encantaría llevar los salarios de los trabajadores a lo que todos se merecen, pero la realidad es que hay un presupuesto y una realidad financiera. Cuando no se puede, no se puede. Acá a un problema se le suma otro problema, que es dejar a los chicos sin clases".

La ministra también recordó que con los aumentos obtenidos de la actual gestión, los docentes del Chaco "tienen el cuarto mejor salario del país. Los docentes de Corrientes tienen un básico de 650 pesos, los formoseños de 540, los misioneros 700. Los nuestros tienen un básico de 1002 pesos, y hablamos de básico, y todo el mundo sabe que ningún docente cobra eso en la mano. El que menos cobra, percibe 1.500 que es el inicial. De ahí a 8.500 hay una gama de salarios de acuerdo al escalafón y el nomenclador de los trabajadores de la educación", añadió.

La ley de financiamiento

Pilatti, en declaraciones a FM Universidad, dijo que en el Consejo Federal de Educación se conformó una comisión que debe comenzar a trabajar en el texto de la nueva ley ya que el año que viene cesará la norma actual.

"Si bien se valora el mínimo de inversión educativa que se estableció, del 6% de PBI en 2011, por todas las demandas y déficit que tiene el sistema por muchos años de desinversión, todas las jurisdicciones provinciales se dan cuenta de que se necesita mucho más", indicó.

Por eso el Consejo comenzó a trabajar en el tema, con equipos técnicos y especialistas que ya trabajaron en la primera ley de financiamiento, también para evaluar cómo marchó la instrumentación de sus disposiciones hasta ahora.

"Queremos insertar metas nuevas, hablando incluso de un presupuesto protegido, que significa que se puede incrementar la inversión educativa en un determinado porcentaje, pero sería oportuno establecer que nunca el presupuesto educativo, por las coyunturas económicas y financieras, pueda ser menor, en valores absolutos, al correspondiente al año inmediato anterior, para que en un año de vacas flacas o de crisis, no signifique ir pasos atrás. De ese modo si hay que hacer ajustes en la economía, que el ajuste no toque al sistema educativo", explicó.

La ministra dijo que el tema demanda "considerar muchos aspectos, y el proceso está en sus comienzos, además de que hay que trabajarlo en conjunto".

Las entidades empresarias (la UIA, la SRA, la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara de la Construcción, entre otras) ya plantearon su preocupación e interés en ver cómo será el perfil de la nueva ley. "A mí me parece importante que estos sectores se involucren en lo que es el financiamiento educativo, porque esto no ocurrió en años anteriores", dijo.

"La comunidad en su conjunto debe tomar conciencia del rol clave que tiene en una sociedad equitativa la posibilidad de que los ciudadanos de todas las condiciones sociales y de cualquier punto geográfico puedan acceder a la educación pública, como paso previo a la inclusión social. Sin inclusión educativa no hay inclusión social, y sin inclusión social no podemos vislumbrar una sociedad justa", remarcó.

Pilatti insistió en que "el tema de la educación es demasiado importante como para que quede en manos sólo de funcionarios, y por eso deben participar en el debate todos los sectores".

Por eso dijo que desde el Congreso, como diputada nacional, piensa volcar su esfuerzo "en que esta ley salga, porque será una de las más importantes que votará el Congreso de la Nación".

La ministra de Educación, María Inés Pilatti Vergara, criticó ayer el nuevo paro docente convocado para hoy por los gremios más intransigentes del sector, y dijo que la medida de fuerza "escapa a mi capacidad de asombro" ya que los sindicatos "obtuvieron en los últimos 15 meses más aumentos de salarios que en los 15 años anteriores".

"La verdad es que estoy totalmente asombrada. Escapa a mi capacidad de asombro este paro, porque todos saben lo que nos ha costado acordar con los gremios no hace más de 20 días el último aumento en el salario básico, y que el gobernador aceptó para que los chicos pudieran tener todos los días clases, con todo lo que presupuestariamente significa, que son 40 millones de pesos anuales que no los teníamos presupuestados", dijo.

"Es un despropósito"

"A los 20 días de haber acordado esto con todos los gremios, lo que motivó el levantamiento de las medidas de fuerza, encontrarnos otra vez con una convocatoria a paro, intempestiva, nada más que para manifestar disconformidad con el aumento, no deja palabras para opinar. Es como que no hay límites de razonabilidad para que los docentes puedan manifestarse", añadió.

Pilatti aclaró que "nadie espera que tiren cohetes o estén totalmente satisfechos con el aumento, pero volver a convocar a una medida de fuerza que veda a los alumnos la posibilidad de educarse, sólo por expresar disconformidad, es un despropósito".

"Espero que la docencia del Chaco no responda a esta convocatoria a medida de fuerza, y que tomen conciencia, porque nadie dice que no puedan cobrar mejor, pero saben que en 15 meses se les aumentó su salario básico más que lo que se les había aumentado en los 15 años anteriores", recordó.

Además, mencionó que "estamos en una situación de crisis donde países vecinos despiden gente, hacen ajustes y bajan sueldos. Nosotros estamos discutiendo aumentos, no reducciones ni despidos. Entonces, que no tensen la cuerda, porque a cualquier gobernador le encantaría llevar los salarios de los trabajadores a lo que todos se merecen, pero la realidad es que hay un presupuesto y una realidad financiera. Cuando no se puede, no se puede. Acá a un problema se le suma otro problema, que es dejar a los chicos sin clases".

La ministra también recordó que con los aumentos obtenidos de la actual gestión, los docentes del Chaco "tienen el cuarto mejor salario del país. Los docentes de Corrientes tienen un básico de 650 pesos, los formoseños de 540, los misioneros 700. Los nuestros tienen un básico de 1002 pesos, y hablamos de básico, y todo el mundo sabe que ningún docente cobra eso en la mano. El que menos cobra, percibe 1.500 que es el inicial. De ahí a 8.500 hay una gama de salarios de acuerdo al escalafón y el nomenclador de los trabajadores de la educación", añadió.

La ley de financiamiento

Pilatti, en declaraciones a FM Universidad, dijo que en el Consejo Federal de Educación se conformó una comisión que debe comenzar a trabajar en el texto de la nueva ley ya que el año que viene cesará la norma actual.

"Si bien se valora el mínimo de inversión educativa que se estableció, del 6% de PBI en 2011, por todas las demandas y déficit que tiene el sistema por muchos años de desinversión, todas las jurisdicciones provinciales se dan cuenta de que se necesita mucho más", indicó.

Por eso el Consejo comenzó a trabajar en el tema, con equipos técnicos y especialistas que ya trabajaron en la primera ley de financiamiento, también para evaluar cómo marchó la instrumentación de sus disposiciones hasta ahora.

"Queremos insertar metas nuevas, hablando incluso de un presupuesto protegido, que significa que se puede incrementar la inversión educativa en un determinado porcentaje, pero sería oportuno establecer que nunca el presupuesto educativo, por las coyunturas económicas y financieras, pueda ser menor, en valores absolutos, al correspondiente al año inmediato anterior, para que en un año de vacas flacas o de crisis, no signifique ir pasos atrás. De ese modo si hay que hacer ajustes en la economía, que el ajuste no toque al sistema educativo", explicó.

La ministra dijo que el tema demanda "considerar muchos aspectos, y el proceso está en sus comienzos, además de que hay que trabajarlo en conjunto".

Las entidades empresarias (la UIA, la SRA, la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara de la Construcción, entre otras) ya plantearon su preocupación e interés en ver cómo será el perfil de la nueva ley. "A mí me parece importante que estos sectores se involucren en lo que es el financiamiento educativo, porque esto no ocurrió en años anteriores", dijo.

"La comunidad en su conjunto debe tomar conciencia del rol clave que tiene en una sociedad equitativa la posibilidad de que los ciudadanos de todas las condiciones sociales y de cualquier punto geográfico puedan acceder a la educación pública, como paso previo a la inclusión social. Sin inclusión educativa no hay inclusión social, y sin inclusión social no podemos vislumbrar una sociedad justa", remarcó.

Pilatti insistió en que "el tema de la educación es demasiado importante como para que quede en manos sólo de funcionarios, y por eso deben participar en el debate todos los sectores".

Por eso dijo que desde el Congreso, como diputada nacional, piensa volcar su esfuerzo "en que esta ley salga, porque será una de las más importantes que votará el Congreso de la Nación".

Comentá la nota