A 10 meses de adjudicadas, no hay avances en las áreas petroleras

A 10 meses de adjudicadas, no hay avances en las áreas petroleras
En mayo de 2008 el Gobierno entregó 11 de las 12 que había ofertado pero hasta ahora no hubo avances. Varias empresas no completan aún los requisitos para presentarse.
A casi un año de adjudicarse 11 de las 12 áreas petroleras que licitó la provincia, la mayoría de las ahora concesionarias aún no empezaron con los trabajos de exploración. Legalmente, disponen de un plazo de 180 días desde la fecha de adjudicación (el 7 de mayo de 2008), para presentar las mensuras de las zonas, el primer paso exigible y que hasta hoy sigue pendiente.

La UTE Ketsal-Kilwer, conducida por la sociedad Vila- Manzano y la gran ganadora con 7 de las áreas licitadas (Chachahuen, San Rafael, El Coirón I y II, Ñacuñán, Pampa del Sebo, Zampal Norte y Malargüe) por las que propuso U$S 188,6 millones, Oil M&S, del patagónico Cristóbal López (Río Diamante), Tecpetrol (Río Atuel), y Compañía General de Combustibles, en alianza con Piedra del Águila para explorar Cerro de los Leones, integran la nómina de beneficiarias con trámites por resolver para comenzar las perforaciones.

El Art 3º del decreto 8546/68, reglamentario de la ley 17.319, establece que “el deslinde de las áreas afectadas a permisos de exploración se practicará dentro de los 180 días de su adjudicación”. Si se sigue el criterio normativo, existe un retraso de 4 meses al cabo del cual no hay, según una fuente consultada, presentaciones ingresadas o documentación completa que habilite los trabajos respectivos.

Sin embargo, desde el Ejecutivo lo justifican en requisitos del pliego de licitación y en el hecho de que la entrega efectiva se hizo en diciembre. “Todas las empresas están dentro de los plazos, porque se adjudicaron en forma provisoria y condicional hasta tanto se cumplimentaran ciertos trámites exigibles”, adujo el subsecretario de Hidrocarburos, Walter Vázquez.

Según el funcionario, en el lapso transcurrido entre mayo y diciembre las empresas debieron completar trámites como la gestión de certificados ante Afip y Rentas, además del pago del 2% del fondo escolar, otro requisito del pliego licitatorio.

El 23 de diciembre pasado, el Gobierno entregó 10 de las 12 áreas licitadas. En ese momento, Hidrocarburos firmó el contrato de cesión de 7 áreas con los apoderados de Ketsal-Kilwer.

También hizo lo propio con Cerro Los Leones, adjudicada a la UTE Compañía General de Combustibles S.A - Piedra del Águila S.A. por una oferta de U$S 13,8 millones. Y unos días después completó el traspaso de otras dos (Payún Oeste y Los Tordillos Oeste), por las que YPF comprometió una inversión conjunta de casi U$S 22 millones.

Tres meses más tarde, entre las más rezagadas figuran Tecpetrol, que se quedó con Río Atuel (en mayo fue la única sin concesionar) después de haber duplicado su oferta inicial de U$S 10 millones, y también Oil M&S. “La demora se debe a cuestiones administrativas que están dentro de los plazos legales”, es la posición oficial sobre la situación de Tecpetrol.

Por otra parte, desde fin de año Oil M y S mantiene un pedido de prórroga para comenzar los trabajos en Río Diamante (propuso invertir U$S 66 millones, el segundo monto más abultado después de los U$S 126,7 millones de Ketsal por Chachahuen) hasta resolver obligaciones fiscales administrativas ante Afip y Rentas.

Para conocer detalles de la situación, Los Andes se contactó telefónicamente con Cristian Barbier, gerente administrativo de la compañía, quien desde Buenos Aires se excusó de hacer declaraciones.

Plazos y condiciones

Los asuntos por cumplimentar para las empresas pasan no sólo por los trabajos de mensura, sino también por los estudios de impacto ambiental y las inversiones de estructuras antisísmicas de tipo 3D.

De acuerdo a los dichos de Vázquez, las licenciatarias, que tendrán derechos de exploración por un período de 3 años, “están cumplimentando la normativa ambiental ante la Secretaría de Medio Ambiente y remensurando las zonas. Por eso, añadió, estaremos en condiciones de empezar a controlar los plazos y los montos comprometidos a invertir desde junio”.

¿Porqué no se consideraron los plazos para efectuar las mensuras desde la fecha de la licitación? “Los permisos duran 3 años. De haber corrido los plazos desde la fecha de adjudicación y con los pasos pendientes, ya habría transcurrido un año, y eso, en definitiva, iba a resultar inconveniente para la Provincia en cuanto a los tiempos y la necesidad de avanzar en la explotación”, completó el subsecretario.

Mientras desde el Gobierno consideran a Ketsal-Kilwer como “la más cumplidora” de la lista, Alfredo Farés, directivo de Ketsal y de Andes Energía, lacónicamente insistió con el mismo argumento: “el pliego estipula un plazo de 180 días desde que la empresa se hace cargo”.

Comentá la nota