Mesa de Trabajo Ayer no hubo cortes en la provincia Acuerdos y promesas para evitar los cortes de ruta

Ayer no hubo cortes en la provincia luego de la reunión del viernes con los funcionarios.
Ayer no se registraron cortes de ruta, tras dos semanas de manifestaciones en diversos lugares de la provincia. Luego de las reuniones que concluyeron el viernes a última hora en las oficinas del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, entre funcionarios provinciales y representantes de los piqueteros, se concluyó en la formación de una mesa de trabajo para avanzar con soluciones.

"Vamos a ir resolviendo de qué manera el Estado puede afrontar las inquietudes y reclamos, en la medida de sus posibilidades, siempre y cuando ellos respeten la mesa de trabajo y no vuelvan a cortar las rutas" expresó el titular de esa cartera, Pablo Kosiner.

En este sentido el funcionario adelantó que el próximo martes estará llegando a esta ciudad, el intendente de Tartagal para firmar con la provincia una serie de acuerdos que se sumarán a los convenios de obras que existen actualmente.

Para el caso de Güemes, Kosiner dijo que se analizarán nuevas obras, además de las que ya se vienen cumpliendo.

La semana concluida ayer volvió a mostrar la cara más cruda de los grupos de desocupados pidiendo trabajo y cortando rutas neurálgicas -como en el caso de Güemes- y también de piqueteros solicitando ayudas de emergencia a empresa petroleras instaladas en el departamento San Martín.

Pero todos los reclamos tuvieron el mismo sesgo: se toma de rehenes a miles de personas que viajan por obligación, o por placer, por la provincia, instalando cortes de ruta casi salvajes en pleno diciembre, con temperaturas que alcanzan o superan los 40 grados centígrados, según la zona.

Un informe oficial de la Unidad Regional 4 de la Policía de la Provincia conocido el lunes pasado, dio cuenta de que en los dos últimos meses se habían contabilizado 184 cortes de ruta en el departamento San Martín.

A este dato hay que agregarle los producidos esta semana en el Norte y en Güemes, lo que eleva el número de protestas a casi 200 en 60 días.

Consultado por los medios, el vicegobernador Andrés Zottos, natural de Tartagal, reconoció que "muchas de las protestas son instaladas por oportunistas", que pretenden sacar tajada de la situación de pobreza de mucha gente.

Lo grave, en todos los casos, es que ningún magistrado tomó cartas en el asunto para ordenar el cese de los piquetes.

Las soluciones, temporales por cierto, partieron siempre de iniciativas de la Provincia para tratar de dar alguna respuesta a los distintos reclamos.

Pero nada hacer prever que las protestas se detendrán ni que mermará la modalidad autoritaria de impedir que trabajadores concurran a sus puestos de trabajo, estudiantes a sus establecimientos, enfermos a los hospitales, comerciantes a hacer negocios y empresarios a desarrollar la economía.

La situación torna impredecible a una provincia que necesita inversores que creen fuentes de trabajo estables, justamente para poder desarrollarse y brindar soluciones económicas y sociales de miles de salteños.

Comentá la nota