La Mesa de Enlace no se anota en las listas

Los empresarios rurales decidieron no presentarse como candidatos de las fuerzas de la oposición. Prefirieron mantenerse en sus cargos en las entidades agrarias, porque especulan que el conflicto con el Gobierno puede seguir.
Cuando caía la noche, uno de los hombres cercanos a Eduardo Buzzi hacía este razonamiento: "Mientras las elecciones están lejos, todo el mundo quiere al campo en las listas, pero a medida que se acerca la fecha, los únicos candidatos son los de siempre". Después de idas y vueltas, los empresarios de la Mesa de Enlace anunciaron que finalmente no se presentarán como candidatos para las elecciones de junio. Los más comprometidos eran Eduardo Buzzi, de la Federación Agraria, y Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que venían coqueteando con el peronismo y el socialismo en Santa Fe y el armado de la Coalición Cívica en la provincia de Buenos Aires. "No podemos hacer lo mismo que (Daniel) Scioli", dijo Buzzi. E indicó que hay que rediscutir la compatibilidad entre la pelea política y la gremial. Por detrás, el agro dice que los cuatro dirigentes deben quedarse dentro de las entidades porque que el conflicto con el Gobierno puede seguir. Entrelíneas, algunos admiten otras razones de peso para sacarle el cuerpo a las candidaturas: el riesgo de jugar a perdedor o el problema de marquesinas en el armado de las listas. La misma decisión tomó Alfredo De Angeli.

Buzzi transmitió la definición de la Mesa de Enlace. Durante el día, el bloque del agro se reunió con Ricardo Alfonsín (ver aparte), como el lunes lo había hecho con Margarita Stolbizer. De ambas reuniones dijeron lo mismo. Que iban a entregar los reclamos del sector, como harán de acá en adelante, como si no lo hubieran hecho ya.

Cuando terminó la reunión con Alfonsín, Buzzi se diferenció de Scioli, "que lo votaron para que sea gobernador" y ahora podría ser candidato a diputado nacional por el kirchnerismo. "¿Qué hacemos, dejamos nuestros lugares para agarrar cargos políticos?"

Buzzi renovó su mandato en la FAA el año pasado, y tiene vigencia hasta 2011. Pero la semana pasada, durante el plenario nacional de delegados de Federación Agraria, la entidad habilitó a sus asociados a ser candidatos y pedir una licencia para hacerlo. Esa lógica también podría alcanzar al jefe de los federados, pero esta vez parece que no. "Debemos dar un salto en calidad de representación –explicó–. Creo que sí se puede ser dirigente gremial y se puede estar en el Congreso de la Nación. De otro modo, por ejemplo, Claudio Lozano no podría ser legislador nacional y debería abandonar su pertenencia de la CTA. Es un muy buen ejemplo de que las dos cosas sí son compatibles."

La opción de su candidatura volvió a levantar vuelo esta semana. Entre lunes y martes, salieron a la luz las propuestas que recibió de parte del PJ no kirchnerista y del socialismo de Hermes Binner en Santa Fé. Y lo mismo sucedió el lunes con Llambías, tras la reunión con Stolbizer. Ayer todos esos caminos parecieron cerrarse.

El bloque del campo impulsa a sus asociados a empeñarse en los partidos de la oposición. Primero lo hizo CRA a través de sus grupos de Acción política, luego la Sociedad Rural con sus cursos de instrucción cívica y también la Federación Agraria con el plenario de la semana pasada. Pero los dirigentes de la Mesa de Enlace siempre dijeron que no iban a jugar en el escenario electoral. Primero, porque aún se imaginan en las rutas en un conflicto con el Gobierno. Y segundo, porque no querían que sus referentes quedaran aislados por la corporación política en un Congreso en el que, a pesar del esfuerzo, pueden estar en minoría. Para evitarlo, empujaron a sus soldados al juego y no en un solo partido, sino en todos a la vez: para multiplicar las acciones y evitar las pérdidas crearon la idea del interbloque del agro.

Uno de los problemas que tuvieron hasta ahora nació en el punto de partida: estimulados por la imagen y el rating mediáticos, la oposición salió a buscar a las primeras líneas y no a las segundas o terceras.

Eso fue lo que pasó en Santa Fe con Buzzi, con Llambías en Buenos Aires y Alfredo De Angeli en Entre Ríos. En Buenos Aires, la primera propuesta que recibió Llambías fue de la fuerza de Stolbizer. Le ofrecieron el segundo lugar en las lista de diputados. Pero también le hicieron una propuesta en el armado del PRO y el PJ disidente, a pesar de que allí está Jorge Srodek, segundo de Carbap, una entidad de CRA cercana a Eduardo Duhalde. Srodek es un empresario que viene trabajando con De Narváez desde 2005, pero aún es poco conocido y no sabe cuál va a ser su lugar en las listas. A De Angeli lo pidió el sector de PRO entrerriano que hasta ayer intentaba construir un frente anti K aglutinado por él. Luego de un plenario de delegados de la Federación Agraria entrerriana, De Angeli también desistió (ver aparte).

Para algunos, en medio de ese escenario, la Mesa de Enlace está corriendo el cuerpo. Así se expresó uno de los hombres más cercanos a De Angeli ante Página/12. "Ellos son figuras ya instaladas", opinó, pragmático. "Y eso realmente baja los costos de una campaña política, no quiere decir que no haya otros mejores, pero acá hubo una responsabilidad, no es mezquindad, pero faltó realmente comprender la importancia de ser gente que ya se ha instalado. Cada uno prefirió no ser candidato y condenar la propuesta a contar con el staff de candidatos exclusivos de la política." Porque, agregó, "a los partidos políticos no les da lo mismo si es Buzzi el candidato o no".

Con todo, a eso deberán enfrentarse ahora los que siguen en carrera. En Entre Ríos, por ejemplo, el sector que hasta ahora empujaba la candidatura de De Angeli empieza a delinear una alternativa. Allí, hay tres hombres propuestos. Todos empresarios del campo. Pero la fuerza política que los lleva (PRO) no va a hacer acuerdos con otros partidos hasta no asegurarse de que los suyos encabecen la lista de diputados nacionales.

Ulises Forte, vicepresidente de la Federación Agraria, es precandidato a senador por la UCR en La Pampa. Antes de acceder a su candidatura también él deberá sortear un filtro: una interna en el radicalismo el 26 de abril.

Los lugares con menos peleas partidarias asoman en los distritos más chicos. Pablo Orsolini, segundo de FAA, irá como extrapartidario en la agrupación de Chaco que enfrentará a Jorge Capitanich. Y en el espacio de De Narváez y Solá, anoche daban por confirmados varios nombres de candidatos en el interior de Buenos Aires, donde se encuentra el juego más fuerte y donde el campo intenta instalar gente propia en los concejos deliberantes de los pueblos y en la Legislatura provincial.

Comentá la nota