Mesa Ejecutiva de la UCR Campana: Concertación para la inclusión

Desde el advenimiento de la democracia una de las palabras que más se ha escuchado es "concertación". No solo como definición en sí misma sino como uno de los instrumentos más importantes para lograr políticas de estado que conlleven mayores logros para nuestra población.
No todos entendemos o entienden lo mismo, para que la concertación tome "carácter de estado". Hemos observado como en cada uno de los sucesivos gobiernos desde 1983 para acá se frustro todo intento de diálogo; aún cuando se lo propuso. En algunos casos porque se lo declamaba pero a partir de las acciones o políticas que ejecutaba cada partido de gobierno, es decir encolumnarse atrás de lo ya decidido.

Otras veces con cierto grado de ingenuidad democrática, viendo al final de la historia como se boicoteaban sistemáticamente algunas de las propuestas (Congreso Pedagógico, Seguro de Salud, etc.), que en off casi ninguno discutía.

Aquellos que creemos como nuestro partido, que la democracia debe tender a ser participativa y no solo representativa, sostenemos que no solo el Congreso Nacional haga uso de éste instrumento; sino y como fuerza movilizadora ciudadana lo hagan también los partidos políticos, organizaciones populares, etc., y se encuentren en la misma mesa de diálogo. Aún más, la consulta popular nos dio mayor legitimidad para terminar con el conflicto con nuestro país hermano de Chile.

Los roles fueron cambiando, las responsabilidades creciendo y nuestro pueblo nos fue dando la oportunidad desde la gestión o desde la oposición para que revirtamos algunas de las carencias. Para nosotros la falta de inclusión social es la carencia más importante que observamos. Mirándolo así, quizás hasta asuste como poder resolverla por eso creemos que es tiempo de cambiar, de nuevas oportunidades y de cambio de roles.

Diálogo para sumar, sumar para concertar, concertar para transformar la realidad es lo que inspira nuestro proyecto para el futuro. Sabemos que habrá conflictos de intereses de todo tipo; por eso la participación ciudadana es nuestra mayor y mejor herramienta.

Esto no significa un estado deliberativo permanente, y mucho menos quitarnos responsabilidades porque estamos preparados para gobernar.

Pero seguramente que la participación y empoderamiento ciudadano hará de la inclusión la más lejana de las carencias.

Comentá la nota