La Mesa de los Cuatro ya busca su propio cupo de casas

Los intendentes de Córdoba, Río Cuarto, Villa María y Carlos Paz recibirían fondos del Plan Once, un programa nacional que es, en realidad, un subsidio que no deben devolver. Es producto de la alianza K.
No tuvo el marketing del Programa Hogar Clase Media pero existe. Se llama Plan Once y es la carta que se están jugando los intendentes de la Mesa de los Cuatro para tener su propio cupo de viviendas por fuera del gobierno provincial.

En los últimos días, la administración de Juan Schiaretti confirmó que a Córdoba llegarán fondos para el Plan de Reconversión, que es el reciclaje del fallido Plan Federal. En teoría, a Río Cuarto llegarían 430 viviendas de 80 mil pesos. Los beneficiarios deberán afrontar una cuota de 480 pesos por mes.

Pero detrás de los barrios se está dando una pelea política. Schiaretti se había opuesto tenazmente a que la debutante Mesa de los Cuatro -integrada por los intendentes Daniel Giacomino, de Córdoba; Juan Jure; Eduardo Accastello, de Villa María, y Carlos Felpeto, de Carlos Paz- recibiera directamente un cupo de viviendas.

"No es posible legalmente", había dicho el gobernador.

Es que la Mesa de los Cuatro nació como un experimento de laboratorio del kirchnerismo: con los intendentes de las cuatro ciudades más importantes de Córdoba, el gobierno nacional piensa hacer pie en una provincia que siempre le fue esquiva.

Inicialmente, se anunció que las viviendas llegarían por día directa a los cuatro jefes comunales. Pero después, la Casa Rosada terminó respetando los canales institucionales y enviará a la Provincia los fondos para los nuevos barrios.

Sin embargo, fuentes seguras del gobierno de Jure manifestaron que la Mesa de los Cuatro está tramitando que llegue a Río Cuarto, Villa María y Carlos Paz -Córdoba tiene en marcha un alto número de barrios- el Plan Once, que es en realidad un subsidio y no un tradicional programa de viviendas.

A los grandes

¿Cuál sería el argumento para evitar a la Provincia? "Lo que pasa es que el déficit habitacional en toda Córdoba es muy grande y Schiaretti ha optado por darle viviendas a cada uno de los pueblos de la provincia. Entonces, son muy pocas las que repartieron. A nosotros, por ejemplo, nos dan solamente 430 y quedan otras 602 en suspenso. Cubre muy poco nuestras necesidades; en Río Cuarto nos hacen falta 8 mil casas", indicó un funcionario municipal.

Con el argumento de que el déficit habitacional es más grave en las grandes ciudades, los fondos llegarían a través de Accastello -el hombre de Kirchner en Córdoba- y se distribuiría a los municipios de la Mesa de los Cuatro. Cada intendente dispondría de los fondos, los administraría y llamaría a licitación.

La apuesta del gobierno de Jure es conseguir un cupo adicional de 500 viviendas y, como los gobiernos locales se encargarán del recupero, la intención es generar después un fondo permanente que se alimentaría con las cuotas que paguen los adjudicatarios y que serviría para ir construyendo nuevos barrios.

"El Plan Once está en etapa de decisión política avanzada. Y Río Cuarto tiene dos fortalezas: por un lado, ya tiene 1.500 terrenos disponibles y, por el otro, existe el fideicomiso. La Nación depositaría directamente los recursos en el fondo fiduciario y quedarían resguardados exclusivamente para la obra", manifestaron en el Palacio.

Las viviendas de ese plan nacional serían similares a las que están contempladas en el Programa de Reconversión, aunque en vez de 80 mil pesos por unidad serían unos 100 mil pesos.

Ahora, lo que espera el gobierno es que comience a dar frutos concretos la decisión de sumarse a la Mesa de los Cuatro. Y las viviendas, que son una promesa incumplida desde hace cuatro años, es el principal objetivo.

Comentá la nota