Merola confirmó el archivo de la causa de los tanques atmosféricos

La fundada resolución justifica el accionar del intendente por la emergencia del vecino partido • Se apoya en los argumentos de un funcionario judicial y abraza los principios de la intervención mínima del derecho penal.
Con una resolución ampliamente fundada (y que se asemeja más a una sentencia judicial) el fiscal general Pablo Merola confirmó el archivo dispuesto por el fiscal Daniel Vivanco en la denuncia formulada contra el intendente Carlos Selva por incumplimiento de deberes de funcionario público.

La resolución fue notificada el pasado jueves al doctor Javier Mariano Torres quien patrocina al concejal Juan Manuel Torres quien luego de varias presentaciones logró ser considerado particular damnificado.

Torres ya adelantó que insistirá en el desarchivo de las actuaciones y analizan los pasos procesales que debe dar para obtener este resultado.

Justificaciones

En el escrito Merola insiste –como el fiscal Vivanco- en los principios de la intervención penal mínima. El fiscal opina que "el contenido de los camiones eran efluentes cloacales domiciliarios, que habrían (sic) tenido una escasa incidencia en las condiciones del río".

El fiscal entiende que aún cuando "la conducta denunciada abastece el tipo penal en su aspecto objetivo y subjetivo, no puede pasarse por alto (…) que la autorización había sido dispuesta sabiendo que ello estaba vedado, pero en virtud de la situación de emergencia planteada por las autoridades de la comuna vecina que había sido tolerante con los vuelcos de Mercedes". En función de ello recuerda que "en las causas de justificación las factores que la operan dependen, precisamente, del contexto. Se trata en propiedad de una conducta en sí misma prohibida, pero tolerada por el contexto", afirma.

El razonamiento del funcionario judicial se apoya en que "las leyes no pueden prever todos los casos particulares; luego, si se presenta un contexto que excede de lo común y caracterizado por una necesidad apremiante y el cumplimiento estricto de la ley se constituye en un obstáculo para atender aquella necesidad, la propia necesidad representa –o trae, dicho quizás con mayor precisión- el permiso para soslaya excepcionalmente el cumplimiento estricto del precepto legal en función de la utilidad común a la cual el mismo propende". Es por ello que entiende que "ante la colisión o pugna de bienes jurídicos (se requiere) se sacrifique el interés menos valioso si solo a ese precio se puede preservar uno más relevante o en peligro inminente".

Extraño

El razonamiento filosófico jurídico de Merola es impecable. Pero llama la atención que buena parte de ello se apoye en los dichos de Sánchez Caro. Funcionario municipal en la vecina localidad de Luján cuando se generó el pedido inter comunal. "No existe prueba que contradiga los dichos del testigo (…) y tampoco motivos para sospechar que éste tuviera algún motivo o interés para faltar a la verdad al ser interrogado testimonialmente", justifica el fiscal como olvidando la implicancia de los funcionarios actuantes de la vecina localidad en la denuncia formulada ante la fiscalía. Y luego insiste en defender la actuación comunal al afirmar: "no se encuentra acreditado que el Intendente hubiera quebrantado en forma sistemática y permanente la ordenanza municipal".

Para el fiscal es claro que "se actuó atendiendo a un peligro sanitario actual y para ello se escogió un medio que afectaba en escasa medida el ambiente que resulta ser el bien jurídico protegido por la ordenanza infraccionada, y que además los afectados directos por el vuelco sin tratamiento de efluentes cloacales eran los integrantes de la misma localidad que estaba en emergencia".

Sin dolo

Por último Merola entiende que el accionar del intendente no existe si quiera el dolo, "le es aplicable el reproche de imprudencia", dice y justifica sus dichos: "me convence de la existencia de un error sobre los presupuesto objetivos de la causa de justificación, la naturalidad con que el denunciado –al ser interpelado- expuso los motivos por los cuales habría autorizado los vuelcos de Luján ante una situación de emergencia, cuando se le estaba preguntando por otra situación, que si bien se relaciona con la presencia de camiones atmosféricos de Luján en Mercedes, habría ocurrido dos años antes", concluye.

Comentá la nota