Merlo: hoteleros aseguran que fracasó la temporada invernal.

Según cifras oficiales, la ocupación promedio fue del 35%. Pedirán que se prorroguen los vencimientos y moratorias para no afectar al personal. Las cabañas de categoría concentraron gran parte de la demanda.
Por tercer año consecutivo, la temporada invernal dejó un sabor amargo entre los prestadores turísticos de Merlo. Es que, tal como se vaticinaba, la epidemia de Gripe A y la crisis financiera hicieron descender los niveles de ocupación al punto que los hoteleros calificaron como "un fracaso" a las largas y atípicas vacaciones. En el anverso, las cabañas y alojamientos de categoría estuvieron a la cabeza de las preferencias, sin resignar precios como el resto de la competencia.

"Para los que trabajamos con el mercado nacional, la temporada fue un fracaso total", aseguró el presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Merlo Norberto Grosso. La afirmación puede respaldarse con las cifras que maneja la Secretaría de Turismo municipal, que indican una ocupación promedio del 35% y un breve repunte del 60% en consonancia con el inicio formal del receso en Buenos Aires y Capital Federal.

"El problema no es netamente de Merlo sino de todo el país. De todas maneras, nos visitó más gente de la esperada, la mayoría de un alto poder adquisitivo. Ahora las expectativas están en el próximo fin de semana largo (por el feriado del 17 de agosto), para el que ya comenzamos a recibir muchas consultas", explicó la responsable local del área de Turismo Silvina Ripke. Pero esa afirmación no alcanza a mejorar los ánimos del sector hotelero: "Un repunte de dos días no cubre un mes paupérrimo", resaltó Grosso.

Según el acuerdo sellado entre todos los integrantes de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), a pesar de la crisis el sector tendrá como premisa mantener las fuentes laborales, evitando despidos y sanciones. Aunque, para lograrlo, recurrirán a autoridades municipales, provinciales y nacionales pidiendo que prorroguen los vencimientos y moratorias, "para que el peso de la mala temporada no recaiga sobre el personal", precisó Grosso, referente de la entidad en la villa serrana.

El balance es similar para gran parte de los cabañeros nucleados en la Asociación de Casas de Alquiler Temporario (ACAT). La salvedad estuvo marcada por los grandes complejos turísticos, que mantienen un perfil de alta categoría ofreciendo un amplio abanico de servicios: piletas climatizadas, spa, desayuno, parque, recreación, completo mobiliario "y mucho confort", señaló Norma Herrera, titular de la institución. "Los turistas vienen cada vez con más exigencias, y debemos estar a la altura, renovándonos. Los complejos de categoría estuvieron prácticamente llenos y se manejaron con precios de temporada alta, porque la mayoría de las reservas se hacen por internet. A los más chicos les ha costado alquilar, aún ofreciendo precios bajos y promociones".

La labor preventiva

La epidemia de Gripe A y la recomendación de aislamiento para las vacaciones se hicieron sentir con firmeza esta temporada. En Merlo se implementó un esquema de trabajo preventivo que reunió a prestadores turísticos, Municipio y Hospital, pues se presumía que muchos viajeros no iban a resignar su descanso por temor a la enfermedad.

En la terminal se montó una barrera sanitaria a modo de controlar el ingreso de pasajeros, consultando y chequeando que los recién llegados no presenten síntomas gripales. En los hoteles, se les hacía firmar a los turistas una planilla tipo declaración jurada con registro de posibles malestares que pudieran desembocar en la gripe porcina. Además, se coordinó la atención entre los centros de salud municipales y provinciales para que los pacientes con problemas respiratorios no estén en contacto con quienes padecían otras patologías. Ello se complementó con la suspensión de actividades bailables, limitaciones en la capacidad de restoranes y cibers, y la exigencia de que se refuerce la higiene en distintos establecimientos.

"El trabajo fue muy positivo. La gente lo tomó bien y colaboró. Nos decían que se sentían seguros porque en ningún otro lugar del país se hacían tantos controles", destacó la secretaria de Turismo de Merlo. "Las medidas dieron resultado y no tuvimos casos de turistas que presenten síntomas sospechosos, salvo el de una mujer de Rosario que estuvo tres días aislada en una clínica, pero eso fue antes de comenzar el operativo y los resultados le dieron negativo", acotó Ripke.

Desde ACAT también resaltaron la "efectividad" de la labor realizada contra la enfermedad ya que, además de que no se registraron casos, "estas medidas nos favorecen como destino confiable. Los turistas no trajeron ni se llevaron la gripe".

Comentá la nota