Merlo: detalles de la recategorización de tasas

El secretario de Hacienda Leandro Davicino explicó los alcances de la medida que marcó considerables aumentos en las boletas. “Estamos aprovechando todas las herramientas que ofrecen las ordenanzas”, aseguró. La medida sorprendió a los vecinos.
La apertura del año legislativo en Merlo estuvo signada por protestas de los vecinos. Uno de los temas que más preocupación despertó fue el incremento que reflejaban las boletas municipales en el ítem de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL), considerado por algunos como un aumento sin asidero debido a que últimamente no se habían agregado servicios públicos. Antes de su presencia el lunes en el Concejo Deliberante, el secretario de Hacienda Leandro Davicino explicó los alcances de la medida que comenzó a aplicarse a fines del año pasado bajo la figura de “recategorización”, producto de un convenio de actualización de datos firmado con Catastro Provincial. Además, dio detalles de la solicitud de leasing por 600 mil pesos para adquirir nueva maquinaria que aún se encuentra en análisis en el recinto.

Los vecinos de Merlo están englobados dentro de cuatro categorías: la 4, por apertura de calle; la 3 por calle y recolección de residuos; la 2 que agrega alumbrado público y la 1 que incluye el asfalto. “En septiembre empezamos a hacer un relevamiento mediante un convenio con Catastro para intercambiar información. Detectamos que tenemos datos desactualizados y que estamos liquidando a algunas casas con una categoría menor en función de los servicios que tienen”, afirmó Davicino.

El funcionario reconoció que desde fines del año pasado hasta ahora recibe quejas y cuestionamientos de vecinos por el aumento en las boletas debido a que no poseen más servicios que los que solían abonar. “En este momento les estamos liquidando lo que correspondía porque antes pagaban menos. También hay sectores en los que se extendió el sistema de luminarias y no se había realizado el cambio de categoría. A través de este relevamiento también detectamos parcelas y loteos que no tributaban o comercios que no tenían habilitación. No hubo ningún incremento en las tasas, simplemente se aplica lo que marca la ordenanza”, aclaró.

Otro de los aspectos que se incorporó a las liquidaciones fue la unidad funcional. Davicino explicó que el concepto implica adicionales de entre 8 y 12 pesos según la categoría, y que se aplica, por ejemplo, cuando una misma parcela anexa departamentos o locales a la vivienda particular. “También hay reclamos por el recargo por baldíos, que sabemos que son valores sustanciales muy altos y que obviamente impacta en los bolsillos. Esto está vigente desde 2007 pero no siempre se usaba y ahora estamos aprovechando todas las herramientas disponibles a través de las ordenanzas. Nosotros habíamos planteado una tarifaria moderna, distinta, que no se aprobó, y tenemos que apuntar y explotar cada uno de estos puntos”.

El Municipio lleva relevadas unas cinco mil parcelas, en un radio comprendido entre Arroyo El Tigre y Carlos Cardel, Avenida Dos Venados y Juana Azurduy, los loteos “Las Moreras” y “Los Nogales” y Avenida Norte. Actualmente los trabajos están centrados en la zona de Barranca Colorada, se planea continuar por El Pantanillo, El Rincón, Piedra Blanca y Cerro de Oro, todos sectores “que catastralmente no estaban incorporados”, señaló Davicino, y agregó: “Todavía tenemos mucha información para seguir trabajando y mantener actualizados los datos”.

La revisión de tasas también alcanzó a los residuos patológicos. En la sesión del martes la orden del día incluyó el reclamo de un profesional médico que aseguraba haber recibido un incremento del 500% sobre la cifra que habitualmente pagaba. El Secretario de Hacienda explicó que los pequeños generadores de ese tipo de desechos abonan una tasa mensual de 60 pesos, y los grandes de 120 pesos a razón de un viaje de recolección por semana, aunque ambos tienen la opción de pagar los servicios adicionales a un costo de 15 pesos los primeros y 30 pesos los segundos. “Con el relevamiento vimos que el listado y notamos que tres o cuatro generadores pagaban los viajes extra. En función de ello se hicieron los cálculos y les empezamos a liquidar lo que corresponde. Algunos se quejaron, otros pidieron menos viajes, pero todo se hizo según la ordenanza”, aseguró.

2200

EL CONCEJO ESTUDIA LA SOLICITUD DE LEASING

Planean renovar el parque automotor municipal

Unos de los proyectos que se encuentra en análisis en el Concejo Deliberante de Merlo es la solicitud realizada por el Ejecutivo municipal para operar con leasing. Se trata de un sistema que ofrecen las entidades financieras para la adquisición de bienes que pueden comenzar a utilizarse mientras son pagados en cuotas, a modo de “alquiler”, y que pueden ser adquiridos finalmente por los solicitantes luego del plazo convenido.

Hace dos años, mediante la operatoria de leasing con Banco Patagonia el Municipio incorporó a su parque automotor un camión nuevo para la recolección de residuos con caja, una chipeadora y una minipala. Este año se planea repetir la acción y adquirir dos camiones volcadores por 600 mil pesos. Pero en el Concejo el pedido fue tomado con pinzas, y basándose en los tiempos de crisis que envuelven al mundo, solicitaron a la Intendencia un completo informe que justifique la inversión.

“La idea no es mala porque pretende mejorar los servicios. Antes de dar la aprobación hay que investigar las tasas que manejan los bancos, saber cuál sería el beneficio y la necesidad real, cuáles serán las tareas que se le asignarán a los camiones y si realmente hay ventajas en costos con respecto a la contratación a particulares que hasta ahora se realiza”, detalló la concejal Patricia Morandé.

El secretario de Hacienda Leandro Davicino resaltó las ventajas de operar con Banco Patagonia ya que “Banco Nación pedía como garantía afectar la coparticipación, que la recibimos en Supervielle, y por lo tanto la transferencia de fondos implicaba costos altos. Patagonia pide menos requisitos y afecta la recaudación de Pago Fácil como garantía”.

“Queremos seguir modernizando el parque automotor y aprovechar la ampliación del leasing a 36 cuotas. También presentamos el proyecto para dar de baja algunos equipos obsoletos, como camiones que están fuera de uso o muy deteriorados, con los que gastamos mucho dinero en repuestos. El presupuesto original era de 500 mil pesos para leasing, pero hasta que se apruebe la operación los valores pueden ir cambiando, y decidimos ampliarlo a 600 mil pesos. El banco sabe que tenemos la solidez necesaria para afrontar esta inversion.

Comentá la nota