Merkel elogió el pedido del Papa al obispo que negó el Holocausto

Merkel elogió el pedido del Papa al obispo que negó el Holocausto
La canciller alemana, Angela Merkel, y el memorial del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashem, elogiaron ayer la decisión "positiva" del Vaticano de exigir una retractación a sus declaraciones negacionistas sobre la Shoa al obispo lefebvriano Richard Williamson.

El prelado no respondió aún al pedido formulado por la Iglesia, aunque Christian Bouchacourt, superior para el distrito de América del Sur de la Fraternidad San Pío X, que reúne a los lefebvrianos, consideró "posible" que obedezca.

Yad Vashem, el memorial del Holocausto en Jerusalén, emitió un comunicado en el que afirmó recibir favorablemente "la decisión del Papa de pedir al obispo Richard Williamson una retractación pública y no ambigua de sus afirmaciones referidas al Holocausto".

La intervención de la Santa Sede, según Yad Vashem, representa "un mensaje importante" porque demuestra que "en la Iglesia Católica no hay lugar para el negacionismo ni para al antisemitismo". "Cuando la más alta autoridad de la iglesia declara que negar el Holocausto es inaceptable, sus palabras constituyen un mensaje vital para el mundo entero", comentó a su vez el responsable de Yad Vashem, Avner Shalev.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, estimó "positiva" la toma de posición del Vaticano, luego de que el martes pasado había declarado que las "aclaraciones del Vaticano" sobre el levantamiento de la excomunión al obispo Williamson eran "insuficientes".

"Pienso que progresamos", afirmó Merkel.

Ayer, la canciller alemana estimó que en su opinión "el pedido sin posibles ambiguedades del vaticano es una señal importante y positiva", ya que "demuestra claramente que una negación del Holocausto no puede de ningún modo quedar sin consecuencias", porque impide "toda coexistencia benéfica entre las comunidades judías y las Iglesias cristianas"

Ayer, la Secretaría de Estado vaticana difundió una nota oficial en la que se le exige a Williamson "distanciarse de manera absolutamente inequívoca y pública de sus posiciones acerca de la Shoah", definiéndolas "absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre".

El superior para el distrito de América del Sur de la Fraternidad San Pío X, el sacerdote Christian Bouchacourt, consideró posible que Williamson obedezca al pedido del Vaticano.

La comunidad judía mundial, ofendida y humillada por la trivialización del genocidio nazi por parte de Williamson, también se mostró satisfecha con las nuevas explicaciones del Vaticano. "Era la señal que esperaban los judíos", aseguró Ronald Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial .

Por su parte el Consejo Central de los Judíos de Alemania, entre los más afectados por el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, reconoció como "positiva" la demanda de retractación.

"La Fraternidad Sacerdotal San Pío X, fundada por Marcel Lefebvre (1905-1991), deberá retractarse ahora públicamente de las acusasiones a los judíos de deicidio y condenar firmemente toda forma de negación del Holocausto", declaró el presidente de la entidad, Charlotte Knobloch.

Los episcopados de Alemania, Francia, Suiza, Austria protestaron y hasta los cautos obispos italianos pidieron que se les exigiera a los obispos lefebvrianos que aceptaran las enseñanzas de "todo el Concilio Vaticano II".

Comentá la nota