Merkel cerca de la reelección, pero gobernaría en coalición

¿Merkel y quién más? La única incógnita sobre las elecciones del domingo en Alemania parece ser con quién gobernará los próximos cuatro años la canciller conservadora Angela Merkel, la mujer más poderosa del mundo, según la revista Forbes. Los sondeos otorgan a Merkel una reelección segura, aunque muestran un estancamiento en el 35 por ciento de la intención de voto para su Unión Cristianodemócrata, CDU.
En los últimos días se ha visto además un ligero repunte de los socialdemócratas del ministro de Exteriores, Franz Walter Steinmeier (SPD), que llegarían al 26% de los votos, según el sondeo de ayer del instituto Forsa.

Con esta tendencia, en la CDU crece el nerviosismo ante el temido fantasma de 2005, cuando a Merkel no le alcanzó el resultado electoral para gobernar a solas ni para cerrar una coalición con su socio favorito, el Partido Liberal FDP. Ahora, después de cuatro años de obligado matrimonio con los socialdemócratas en la llamada "gran coalición", el partido de Merkel considera la unión con el liberal FDP la única manera de garantizar políticas de centroderecha para salir de la crisis económica.

"Dejen libre a Merkel", titula el semanario británico The Economist, con la canciller enjaulada en la tapa. Según éste y otros medios nacionales y extranjeros, librar a la astuta Merkel de la socialdemocracia será la única forma de ver de qué es capaz y dónde está parada ideológicamente. "Nosotros tenemos la fuerza" (para salir de la crisis), dice una paternalista Merkel desde sus afiches de campaña, en los que intenta encarnar el sentido común y la templanza. Su mensaje sigue siendo vacío de contenido pero efectivo y optimista, con el único objetivo (según le achacan los "dinosaurios" de su partido) de continuar en la Cancillería, con el socio que sea. Por su parte, el pequeño partido liberal FDP, amigo del empresariado y los negocios, espera ansioso su regreso al poder después de 11 años en la oposición. Partido "bisagra" de casi todos los gobiernos de la posguerra alemana, el FDP defiende la "justicia fiscal" (en vez de la social), promete rebajas de impuestos y pretende reducir el rol del Estado.

Con estas propuestas, el FDP y su cabeza de lista, Guido Westerwelle, cosechan alrededor del 13% de las intenciones de voto.

El socialdemócrata SPD, entretanto, se sirve de la crisis para ver venir, en caso de una coalición de centroderecha, el fin de la protección social y del estado de bienestar en Alemania. "Será volver a las políticas de los 90", "a la energía nuclear" y al "desmantelamiento de los derechos de los trabajadores", subrayó Steinmeier. El SPD sufre (después de la era Schroeder) de una crisis de identidad que le hizo perder electorado ante la ex comunista La Izquierda, comandada por el "rojo" Oskar Lafontaine y que obtiene un 10% de las intenciones de voto. Los Verdes cosechan el 11% y esperan el fracaso de los conservadores para reeditar la alianza con los socialdemócratas, agregando tal vez a los ahora reacios liberales en la llamada "coalición semáforo".

Comentá la nota