Mercosur religioso versus reunión con el Papa

Mercosur religioso versus reunión con el Papa
Un Mercosur con rostro humano. Ese fue el objetivo que reclamó el presidente paraguayo, Fernando Lugo, frente a un auditorio de congregaciones religiosas de la región, entre las que se destacaban figuras como los teólogos de la liberación, Frei Betto y Leonardo Boff. “El Mercosur no debe ser simplemente una publicación cuadriculada con tasas y tarifas, sino claramente debe ser el horizonte de mejores vidas”, instó el mandatario y ex obispo en la inauguración del Primer Diálogo Interreligioso del Mercosur, que comenzó el miércoles y finalizó ayer. Mientras Lugo hablaba en el teatro de Asunción Manzana de la Rivera, su vice, el liberal Federico Franco, le estrechaba la mano al pontífice Benedicto XVI en el Vaticano. Ninguno mencionó a Lugo, a quien la Santa Sede expulsó el año pasado y devolvió el status de laico.
El contraste de las imágenes es otra prueba del creciente distanciamiento entre Lugo y su vice. Desde que asumieron el gobierno en agosto pasado, Franco se está quejando ante los medios de que el mandatario lo deja afuera de las decisiones a él y a su Partido Liberal Auténtico (PLA). El miércoles, durante su encuentro con el Pontífice, se cuidó para no mencionar el nombre de su compañero de fórmula. “Pidió la bendición para el gobierno y el pueblo paraguayo”, señalaba el comunicado que difundió su oficina en Asunción. Según el texto, durante los minutos que conversaron, el Papa le preguntó por la situación en Paraguay.

Mientras un miembro de su gobierno mantenía el primer contacto formal con el Sumo Pontífice después del enfrentamiento del año pasado que terminó en su expulsión, Lugo se abrazaba con Boff, un teólogo de la liberación, quien como él sufrió la excomunión, y su colega Frei Betto, un fraile dominico que aunque no rompió con la Iglesia Católica es uno de sus grandes críticos en la región.

Los tres se reunieron, como habían prometido en la asunción de Lugo en agosto pasado, para el Primer Diálogo Interreligioso del Mercosur. Aprovechando que Paraguay ocupa la presidencia pro tempore del bloque durante seis meses, el ex obispo paraguayo quiere imprimirle una visión más humana al bloque regional. “Cuando era obispo en San Pedro frecuentemente me preguntaba si el Mercosur, que tiene la fachada de un edificio economicista y aduanero, podría un día consolidarse como una asociación de culturas de diferentes pueblos”, relató.

Fue el encargado de dar inicio a lo que calificó como un sueño hecho realidad. Durante su discurso, por momentos, se mezclaba el Lugo presidente con el predicador. “Más allá de todo, soy un hombre de fe, una fe que se renueva al ver a gente que apuesta por una Sudamérica rica y pobre a la vez”, dijo, sin poder disimular su entusiasmo.

Durante las 48 horas que duró el encuentro regional, los temas que dominaron el debate fueron las leyes de culto de cada país, las diferencias sociales y la defensa del medio ambiente. Boff, un reconocido ecologista, recordó que la naturaleza es la fuente de riqueza más importante de todas y, por eso, hay que preservarla cueste lo que cueste. Betto, por su parte, cuestionó el rol político de los grandes multimedios. “Los medios se olvidan de que quizá los gobiernos democráticos populares sean la última oportunidad de América latina para promover reformas estructurales por la vía democrática y pacífica”, advirtió.

Comentá la nota