"El Mercosur es prioridad"

El representante del bloque europeo en Argentina, Gustavo Martín Prada, afirma que en 2010 podría firmarse el demorado acuerdo comercial.
Un mes antes de dejar su cargo como jefe de la delegación de la Unión Europea (UE) en Argentina para trasladarse a Bruselas -corazón político y administrativo del bloque regional-, el español Gustavo Martín Prada aseguró a Crítica de la Argentina que el demorado acuerdo de libre comercio con el Mercosur podría destrabarse en 2010. Para el embajador de una de las tres mayores potencias económicas del mundo, junto a Estados Unidos y China, "es importante que la presidencia española de la UE coincida con la presidencia argentina del Mercosur de cara a la cumbre de Madrid en mayo de 2010 porque ambas partes ya mostraron la voluntad política de relanzar el diálogo con la ambición de concluir un acuerdo lo antes posible".

–¿Cuáles son los obstáculos que impiden llegar a ese acuerdo después de diez años de diálogo? ¿Es un problema de "metodología de negociación", como aseguró Cristina Fernández de Kirchner, o de intereses sectoriales ligados a los subsidios agrícolas en Europa y a la protección industrial en el Mercosur?

–Es una negociación compleja en sí misma ya que estamos negociando de bloque a bloque. Es mucho más fácil negociar con países individuales, pero en este caso ambas partes queremos negociar de este modo, y somos dos bloques distintos, no solamente en cuanto a tamaño y desarrollo económico, sino también en cuanto a nivel de integración. Hay asimetrías de todo tipo y eso influye. Además, ambas partes tienen intereses económicos ofensivos y defensivos, agrícolas, industriales, de servicios, de inversiones. Todas esas razones han impedido hasta ahora concluir un acuerdo, pero pienso que ninguna de ellas es insalvable. Al contrario; el mundo ha evolucionado bastante en los últimos cinco años y quizás haya llegado el momento de intentarlo otra vez.

–¿Qué debilidades ve en el Mercosur para esto?

–La UE lleva 60 años de integración y el Mercosur bastante menos. Durante ese tiempo ha conseguido avanzar en algunas áreas y menos en otras. Algunas en las que ha avanzado menos justamente forman parte de la negociación con la UE. Nosotros estamos mucho más integrados que el Mercosur y ése es el misterio de esta negociación, que dos bloques con diferentes niveles de integración puedan encontrar soluciones favorables a ambos.

–¿Qué señales espera la UE del Mercosur antes de la próxima cumbre de Madrid?

–Ambos estamos de acuerdo en que las negociaciones son una prioridad política. Ahora hay que ver si las condiciones técnicas hacen que el acuerdo sea posible, equilibrado y suficientemente ambicioso. Hay reglas en la OMC que indican que para llegar a un acuerdo de estas características hay que cumplir con ciertos parámetros. Tenemos que ver juntos si esas condiciones son posibles. Nosotros pensamos que deberían serlo.

–¿Hay algo que la UE no esté dispuesta a negociar en Madrid?

–En esta negociación somos como un viejo matrimonio. Llevamos discutiendo tantos años que todo ha sido puesto sobre la mesa y todos sabemos lo que la otra parte puede y no puede dar. No creo que haya sorpresas ni que ciertas cosas queden fuera de discusión. Ambos sabemos perfectamente qué podemos esperar del otro.

"Brasil es nuestro socio estratégico"

"La UE decidió hace algunos años hacer de Brasil su primer socio estratégico en América Latina. Tenemos una relación muy intensa y nos parece de importancia central para el futuro de la región y del mundo", aseguró Prada, quien también evaluó como positivo el eventual ingreso de Venezuela en el Mercosur. "La UE tiene una larguísima experiencia en ampliarse. Muchos piensan que el mayor éxito de la política exterior europea es haber dado la posibilidad de estabilidad política y crecimiento económico a países como España, Portugal y Grecia, que salían de dictaduras y cuya entrada en la UE marcó la transición política que permitió su desarrollo actual".

"Argentina es un aliado natural"

Para el embajador Prada, "la relación con Argentina es buena. Eso se ve en que la UE es el principal inversor extranjero y el principal socio comercial del país más allá del Mercosur. Los inversores europeos, como todos, van allí donde les conviene. Si han invertido tanto aquí y lo siguen haciendo, cabe suponer que es porque el mercado argentino les resulta favorable. Más allá del impacto inmediato que pueda tener en los flujos de comercio, el acuerdo entre la UE y el Mercosur también daría una señal a esos inversores de que el Mercosur sigue avanzando y es capaz de llegar a un acuerdo con el bloque económico más importante del mundo".

Comentá la nota