Sin el Mercosur, Chávez se recuesta en el ALBA

Los parlamentos de Brasil y Paraguay siguen sin aprobar el ingreso al bloque. Rechazo a Chávez.
A cinco años del nacimiento de la Alternativa Boliviariana para las Américas (ALBA), el presidente Hugo Chávez aterrizó en La Habana para celebrar mañana un nuevo aniversario de su criatura mientras se complica su anhelo de sumar a Venezuela al Mercosur. Porque, aunque este martes los senadores brasileños oficialistas logren aprobar su integración al bloque tras verse obligados a levantar la sesión en forma abrupta la semana pasada por los embates de la oposición, el visto bueno brasileño sólo abrirá la puerta a un obstáculo mayor en el Congreso paraguayo, donde Chávez es mala palabra.

Tanto en Brasil como en Paraguay, únicos dos países miembros donde resta cumplir con el trámite legislativo, el argumento de peso para vetar a Venezuela remite a causas políticas. Puntualmente, el rechazo no es tanto a Venezuela como a su jefe de Estado, pero podría determinar una censura permanente en tanto no se modifique la relación de fuerzas políticas legislativas.

Así lo reconoció a PERFIL el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta paraguaya, Miguel Abdón Saguier, en diálogo desde Asunción: "No es una decisión donde prime la objetividad sino que está teñida de cuestiones ideológicas. La gente tiene muy en cuenta la política de confrontación de Chávez y esto no ayuda a la hora de juntar votos", comentó el legislador, uno de los pocos que auspicia el ingreso de Venezuela al bloque.

De 45 senadores paraguayos, sólo 17 votarían afirmativamente y en Diputados la ecuación es semejante, no superando hoy los 30 votos sobre 80 integrantes. Si se considera que el cuerpo legislativo paraguayo se renueva por totalidad y cada cinco años, las puertas del Mercosur podrían permanecer cerradas a Venezuela hasta 2013, salvo que el presidente Fernando Lugo articule un nuevo equilibrio de fuerzas con los elementos existentes o que la presión política de los socios mayores, Brasil y Argentina, influya sobre el mundo paraguayo.

"Impedir el ingreso de Venezuela al Mercosur es una mala decisión desde lo pragmático porque el Mercosur se formó para crear un mercado y tenemos que sumar socios con gran poder de consumo como Venezuela", argumentó Saguier. Un reciente informe de la consultora argentina Abeceb abona esta teoría sobre la base de las necesidades alimentarias de Venezuela, que representarán 30 mil millones de dólares en 2009 y podrían incrementarse hasta un 30 por ciento en 2010. Considerando que la escalada política entre Caracas y Bogotá cerró su principal fuente importadora, la alternativa de Venezuela sería el Sur.

Pero las cuestiones políticas y el rechazo a Chávez en parte de la dirigencia del Mercosur sigue primando por sobre las sirenas económicas. Y ni siquiera la promesa de ingreso de Lula al venezolano en la última cumbre del Mercosur fue suficiente para torcer la voluntad en su propio Senado, donde todos los argumentos opositores giraron en torno al riesgo "desintegrador" de sumar al bolivariano al bloque. Un rechazo que no sólo le cierra las puertas a Chávez sino a 26 millones de venezolanos.

Comentá la nota