Merci madame, pero no le pedíamos tanto

Según el organismo europeo, Argentina debe 6.472 millones de dólares. Son 234 millones menos que lo anunciado por Cristina.
Enviado. Hernán Lorenzino, secretario de Finanzas, ni llegó a negociar con los europeos.

A casi tres meses de que Cristina Fernández anunciara que la Argentina honraría su deuda con el Club de París, el grupo de acreedores informó por primera vez en sus 50 años de historia el total de sus acreencias. El Gobierno, de acuerdo con el listado divulgado ayer en Europa, debería girar 6.472 millones de dólares. El monto es inferior en 234 millones de dólares a lo que la jefa de Estado le había prometido al Club el 2 de septiembre pasado.

El monto tampoco concuerda con el que había dejado trascender el titular del Club, Xavier Musca, a algunos medios argentinos.

Musca había mencionado que la deuda totalizaba unos 8 mil millones de dólares. Fue en ese momento que el Gobierno reconoció que los 6.706 millones sería un techo de lo que iba a pagarles a los acreedores.

Hasta ahora, el Club de París había mantenido bajo reserva el monto de sus acreencias. Ahora cambió la estrategia ya que quiere “contribuir a una mayor transparencia”. El total de los créditos del Club, sin contar los intereses de demora, asciende a 330.200 millones de dólares.

La Argentina es el país de América Latina más endeudado con el Club de París. Debe 6.472 millones de dólares. Lejos, en el segundo puesto, figura Brasil, con 2.857 millones.

Y Perú aparece en el tercero con 3.663 millones de dólares. Chile, con 205 millones, es el país latinoamericano que menos le debe al Club de naciones poderosas. En total, la región debe 29.692 millones. Representa alrededor del 10% del total.

Entre América Latina, Asia y África se anotan con el 30% del total de acreencias que tiene el Club de París.

A principios de septiembre, Cristina Fernández anunció, por cadena nacional, la cancelación total del pasivo con el Club de París. La profundización de la crisis internacional barrió con esa posibilidad. Dos semanas después del anuncio, el banco de inversión norteamericano Lehman Brothers quebró y generó pánico en los mercados financieros.

Por el temor a quedar más expuestos al terremoto financiero, con menos reservas en el Banco Central, el Gobierno decidió, en los hechos, suspender el pago aunque sin formular un anuncio al respecto.

Desde el anuncio de la Presidenta, el Banco Central perdió 3 mil millones de dólares de reservas para enfrentar la corrida cambiaria. De ese monto, más de mil millones ya fueron recuperados en las últimas dos semanas.

Comentá la nota