Mercau aclaró que Mendoza sigue incluida en la emergencia agropecuaria

El ministro de la producción salió a desmentir la información que indicaba que otro veto de la presidente contra el campo eliminaba beneficios impositivos para Mendoza y otras seis provincias.
\"Mendoza está incluida en la emergencia agropecuaria\", explicó el ministro de Producción, Raúl Mercau. La ley marco 26.509 prevé un fondo de 500 millones de pesos para créditos y subsidios. Rivadavia ya tiene la ley por la emergencia.

Mientras tanto, Mendoza ya le pidió a la Nación que declare en emergencia por granizo a San Rafael y General Alvear, y por sequía, a zonas de secano.

Las normas emitidas por el Poder Ejecutivo Nacional reafirman la emergencia agropecuaria y corrigen algunos errores legislativos. La ley marco sobre la emergencia agropecuaria (Nº26.509) prevé un fondo de 500 millones de pesos por cada ciclo. Y por cada zona de Argentina que entra en emergencia, el Ejecutivo emite una norma legal sobre la base de los decretos provinciales. Una de ellas es la ley 26.513, que incluye a Rivadavia en el artículo 1.

En esta misma ley fueron vetados los artículos 2 y 3, que superponían beneficios y daban lugar a confusiones. En paralelo, hay varias zonas del territorio provincial que serán declaradas en emergencia. Tal es el caso de General Alvear, San Rafael y zonas de secano. En todos los casos, el mecanismo es el mismo: la Provincia eleva el decreto a la Nación y luego el Ejecutivo Nacional gira al Congreso el proyecto de ley para otorgar los beneficios.

\"En definitiva, no ha cambiado nada respecto de la situación de los departamentos en emergencia agropecuaria y el veto parcial sólo corrige una superposición de los beneficios\", dijo el ministro Raúl Mercau, antes de explicar las bases de créditos y subsidios. El Fondo Nacional para la Mitigacion de Emergencias y Desastres Agropecuarios (Foneda) cuenta con un monto anual de 500 millones de pesos para asistencia financiera especial a productores damnificados. El menú abarca desde aportes no reintegrables (subsidios) hasta créditos blandos para capital de trabajo, con dos años de gracia y tramos no reembolsables.

Comentá la nota