Mercantiles respaldaron la gestión de Mezzapelle

Tres asambleas extraordinarios del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata Zona Atlántica brindaron amplio aval a la actual conducción

Más de quinientos mercantiles brindaron su respaldo a la gestión que al frente del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata Zona Atlántica realiza Pedro Mezzapelle. Lo hicieron en la asamblea extraordinaria realizada el viernes, donde rechazaron por unanimidad –solicitando una expresión de repudio para sus autores– la pretensión de un grupo de afiliados de reducir la cuota social que mensualmente aportan los trabajadores.

"En los tres casos –expresó Mezzapelle– la conducción sintió el halago de no tener ningún reparo a nuestra gestión. El haber obtenido la unanimidad de quienes allí concurrieron señaló para nosotros la ratificación de ver que hemos estado, estamos y seguiremos estando en el camino correcto".

–¿Por qué un grupo de afiliados quería reducir la cuota social?

– No nos pudimos enterar porque ninguno de los firmantes concurrió a la asamblea extraordinaria que convocamos para analizar esa cuestión. Los asambleístas se mostraron sorprendidos porque no hubo ningún compañero que fuera a fundamentar esa posición, y por eso no sólo esa pretensión fue rechazada unánimemente, sino que también hubo un voto de repudio para quienes tuvieron esa inquietud por escrito, y no la defendieron donde debía ser, ante sus compañeros y en la asamblea general extraordinaria.

–¿Que tres asambleas celebradas en una misma jornada arrojen idéntico resultado es un aval a su gestión?

– No dudo de que es un aval para mí y mis compañeros directivos, pero también es un renovado compromiso para una gestión rumbo a un año de suma importancia, donde como eje de nuestro permanente crecimiento inauguraremos la ampliación de nuestra sede central, cuya estructura de cinco pisos ya muestra un avance decidido, por lo que presumimos que a mediados de 2009 será inaugurado.

– ¿Quién controló el desarrollo de las asambleas?

–Siempre he sostenido que somos un gremio democrático y participativo. Hemos tenido los controles naturales del Ministerio de Trabajo de la Nación y la presencia de un escribano. Para evitar cualquier tipo de suspicacias, los participantes debieron exhibir el carnet del gremio y último recibo de sueldo. Les entregamos una credencial de asambleístas, supervisado todo por la escribana y los inspectores de Trabajo.

– ¿Esto aleja los cuestionamientos realizados recientemente?

– No me preocupan los cuestionamientos si se hacen donde deben realizarse. Dentro del gremio y en tres asambleas como las que tuvimos este viernes. Volantear, pegar afiches, convocar a conferencias de prensa y utilizar la versión como herramienta no sirve, de manera especial si quienes se manejan así siguen formando parte de nuestro cuerpo directivo.

– ¿El resultado de las tres asambleas lo catapulta para un nuevo mandato?

–En absoluto. Estamos transitando el tercero de los cuatro años de nuestro actual mandato. Podría apelarse a las palabras de un desaparecido dirigente político cuando afirmaba que no podía dejarse llevar por los apresurados o los retardatarios. Nadie nos apura para convocar a elecciones. Los estatutos son los que marcan los plazos y nos ceñiremos a ellos, como nos ceñimos estrictamente para estas tres asambleas, convocadas en tiempo y forma y resueltas con el abrumador resultado que tuvimos.

– Al margen de lo que sería la estructura histórica de su conducción. ¿se han sumado nuevas voces en el gremio?

– Efectivamente. Hubo una importante presencia del Movimiento de Trabajadores de Comercio y de la Agrupación Arturo Jauretche de Empleados de Comercio Organizados, que llegaron a la asamblea manifestando su parecer para respaldarnos. Las asambleas son la herramienta idónea para escuchar todas las voces; quienes no llegaron sabrán porqué no lo hicieron.

Finalmente, Mezzapelle manifestó: "Quiero agradecer a todos los compañeros que hicieron uso de la palabra en las tres asambleas, por su enjundia y profundidad, pero de manera especial debe remarcar las expresiones de Ramón Ismael, un ex secretario general de enorme predicamento, quien me respaldó plenamente.

Comentá la nota