Los mercados reclaman un rápido desenlace

Alertan sobre el peligro de una crisis extendida
A estas alturas del conflicto en el Banco Central, para los mercados la mejor solución es la más rápida. Con el pragmatismo que los caracteriza, inversores y analistas destacan que el daño para la credibilidad de la Argentina ya está hecho y que el foco debería estar puesto en ponerle un punto final al enfrentamiento entre el gobierno nacional y la cúpula del Central, encabezada por Martín Redrado.

"La clave de todo es el tiempo. A mayor extensión en el tiempo del conflicto, más incertidumbre y más peligro de que los inversores y la gente común tome esto como una crisis más profunda. Hasta ahora, el impacto está limitado a los bonos y los precios de las acciones, y lo peor que podría pasar es que empiece a repercutir en la salida de depósitos y el mercado cambiario", alertó Ricardo Delgado, economista de la consultora Analytica.

En la misma línea, su colega Orlando Ferreres sostuvo que el panorama en materia de mercados sigue siendo confuso. "Lo ideal sería que mañana [por hoy] o a más tardar el martes empiece a encaminarse todo, aunque cuesta ser optimista porque ni siquiera se sabe quién manda en el Central", señaló el economista.

Otro analista, que prefirió mantener su identidad en reserva, pronóstico un comienzo de semana complicado para los mercados, especialmente en el caso de los bonos de deuda y de las acciones.

"Lo más probable es que se mantenga la tendencia bajista en materia de bonos, y lo que vislumbramos es una nueva caída de los títulos argentinos y una suba de los Venezuela, porque hay muchos inversores que salen de los bonos de nuestro país para pasarse a los de Chávez", señaló el economista.

Dólar tranquilo

Con respecto al dólar, los analistas sostienen que las perspectivas son un poco mejores que las de los bonos, básicamente porque el poder de intervención que mantiene el Banco Central sigue siendo muy alto. "Los más sensibles a la baja son los bonos y las acciones, mientras que en el dólar el margen de maniobra oficial es más alto", señaló Delgado.

En el mercado, incluso, se especula que podría repetirse una situación parecida a la de la crisis de la resolución 125, cuando en medio del temor a una corrida contra el peso, el Banco Central salió a ofertar dólares, lo que se tradujo en una baja en la cotización de la divisa norteamericana.

"Hoy el dólar está en una cotización artificialmente alta. Sin la intervención del Central, estaría en torno a los $ 3,30, lo que permite resistir una ola de compras de billetes sin que se traduzca en una suba muy fuerte de la cotización. Hoy el mayor peligro no es una suba del dólar, sino una baja, como de hecho pasó con la crisis de las retenciones", explicó un analista de mercado.

Comentá la nota