Mercados paralizados: se anuncia "inflación Boudou"

Por: Luis Beldi

Las noticias que se conocieron pueden favorecer la suba de los bonos esta semana, pero la intención de arreglar con los «holdouts», los tenedores de títulos públicos que no entraron al canje, y la voluntad de pagarle al Club de París son condiciones necesarias pero no suficientes. Si el índice de costo de vida que se difundirá esta semana vuelve a desilusionar, la caída de los bonos puede darse por descontada.

Lo que mida el INDEC sobre la suba de precios de julio será clave para la credibilidad en la gestión del nuevo ministro de Economía, Amado Boudou. El número de inflación también servirá para medir la influencia de Guillermo Moreno.

Si el objetivo de Boudou es volver a los mercados de capitales, un índice de inflación que no se aproxime a la realidad, lo alejará de ese objetivo y agudizará los problemas del Gobierno.

Los bonos en dólares por ahora están firmes porque no dependen de lo que anuncie el INDEC. Pero el precio a futuro de estos títulos está atado a lo que haga el organismo porque si se genera más confianza, bajará la tasa de retorno que pide el mercado por tener en su poder estos bonos. En estos momentos, el mercado no acepta rendimientos inferiores al 17% en dólares para los títulos argentinos. Si hay confianza, se toleraría menor renta y esto significaría que los bonos tendrán precios más elevados y habría más interesados en comprarlos.

El Gobierno no puede seguir apostando, desde su debilidad tras la derrota electoral, en que bancos amigos sigan adquiriendo deuda argentina.

Todas estas situaciones explican por qué en la última semana los bonos en pesos mantuvieron posiciones. Tuvieron avances y retrocesos leves. Pocos son los que se arriesgaron en nuevas compras.

El dólar todavía está al margen de estos acontecimientos. El mercado sigue alimentado por las divisas que cobraron los tenedores de bonos por el cupón del Boden 2012. Son tantos los vendedores de divisas que hoy el dólar marginal no tiene diferencia con el que se vende en las casas de cambio. El Banco Central aparece como el único comprador de dólares y en la semana recuperó casi u$s 200 millones de lo que pagó por el Boden 2012. Las reservas subieron de casi u$s 80 millones desde aquel pago. Están en u$s 44.590 millones y esta semana puede perforar los u$s 45 mil millones. El día previo al pago del cupón habían llegado a u$s 44.620 millones.

Por eso, todo lo que suceda esta semana será clave para el futuro de los bonos. Si el índice de precios del INDEC es aceptado, los ahorristas podrían volver al mercado de bonos y los tendrían en cartera como refugio contra la inflación. Si se insiste en alterar la realidad, los títulos públicos seguirán siendo un lugar de especulación y la Argentina deberá olvidarse del crédito por lo menos a tasas accesibles.

Comentá la nota