No hay mercados para la pesca santacruceña

Es el principal motivo por el que los barcos están dejando de pescar. "Los mercados están totalmente deprimidos", dijo Rodolfo Beroiz. Hoy estará en Puerto Deseado con una reunión de todos los sectores y el 28 de mayo se reunirá la mesa de Concertación.
La preocupación de toda la comunidad de Puerto Deseado por la crisis pesquera quedará plasmada hoy en un encuentro que se desarrollará en esa localidad convocado por el Consejo Municipal Pesquero para establecer una concertación entre todos los sectores en la búsqueda de una salida a la delicada situación que hoy atraviesan.

Rodolfo Beroiz, subsecretario de Pesca de la provincia, confirmó su presencia para el encuentro. "Estamos viajando mañana (por hoy) para reunirnos con todos los sectores". Encuentro que anticipará lo que será la reunión de la mesa de Concertación que "se realizaría el 28 de mayo en Buenos Aires", indicó al programa "Para Tener en Cuenta" de LU 12 Radio Río Gallegos.

Sin mercados

El funcionario explicó que hoy "es un momento difícil. Argentina y Santa Cruz exporta el 95% de lo producido de la actividad pesquera, por lo que somos totalmente dependientes de los mercados internacionales, los que están hoy sumamente deprimidos".

Beroiz sostuvo que eso se agrava, porque los productos que se exportan desde Santa Cruz "en su mayoría son los que se denominan "Premium" que son los primeros que la gente deja de consumir en momentos de crisis".

Para el subsecretario la situación actual "es peor" que la del 2001, ya que sostiene que si se compara la actual con la de aquel año "nos encontramos que ese año no fue un mal año para las pesqueras, porque si bien nosotros teníamos una crisis interna muy importante, casi terminal, los mercados a los que se abastecía estaban saludables, por lo que se seguía vendiendo y el flujo de caja de las empresas se seguía manteniendo, y hoy es totalmente lo opuesto".

Alguna vez se llamó "oro rosado" al langostino, "hoy sólo lo hace un nostálgico" dijo Beroiz, quien sostuvo que así era hace 10 años "cuando se hablaba de 18 dólares el kilo puesto al costado del muelle para ser embarcado, y hoy el kilo se vende a menos de 10 dólares al público en un supermercado europeo, y si hacemos para atrás la cadena de comercialización el precio que hoy se paga al empresario pesquero es menos de la tercera parte de lo que se pagaba una década atrás".

También el calamar tiene los precios deprimidos, "pese al repunte de fines del año pasado que fue por falta de disponibilidad, pero no llegó ni por asomo a los precios históricos".

Mantener la estructura

Para Rodolfo Beroiz la prioridad hoy es "mantener el esquema funcionando. Más allá de que hoy no haya un mercado demandante, debemos seguir disponibles para atender ese mercado cuando sí lo sea. Porque cuando uno pierde un lugar, después cuesta muchísimo recuperarlo".

Advirtió además que, si bien hasta hoy no ha habido despidos, explicó que la situación de trabajo es dispar. "Por ejemplo el sector de la estiba tiene un garantizado, más allá de que se trabaje o no, pero está lejos de ser la situación ideal".

Recordó que al inicio de la temporada las empresas optaron por salir a pescar "apostando a que en dos o tres meses se podía comenzar a mover el mercado, pero eso no pasó" por lo que apuntando a que se debe mantener el esquema productivo, estamos buscando "la herramientas para sostenerlo".

En ese sentido, dijo el funcionario, el gobernador ha puesto a trabajar al Ministerio de la Producción y a esta Subsecretaría "para reunirnos con todos los actores del sector y ver todas las ideas que se tienen para tratar de mantener la rueda andando".

Pero destacó que "se va a hacer muy difícil si en un futuro de mediano plazo el mercado no se empieza a mover".

Comentá la nota