Mercados en éxtasis por efecto de paquetes en EEUU: se ganó 16% en 4 días

Significativo respiro tuvieron los inversores en los últimos días. Igual, no alcanza para borrar las millonarias pérdidas desde que se desató la crisis hace casi año y medio. Con el alza de 3% ayer, el índice Dow Jones acumuló una suba de 16% en apenas cuatro ruedas.
Es el mayor incremento desde 1932, pero aun así el mercado está 33% abajo en 2008. Se siguen conociendo datos negativos de la economía norteamericana, pero la mayor parte ya fue digerida por los inversores. Al mismo tiempo, los paquetes millonarios de rescate y las promesas del presidente electo, Barack Obama, generan algo de entusiasmo. Pero la tendencia no está definida ni mucho menos: los bonos del Tesoro norteamericanos siguen demandados como refugio por parte de aquellos que no buscan correr riesgos. Hasta la Argentina llega la onda expansiva, y ayer la Bolsa trepó 5%; y los bonos, 9%. El dólar cerró a $ 3,35. Hoy no opera Wall Street por el Día de Acción de Gracias. Recién el lunes próximo volverá la normalidad.

Sonrisas y buen humor arrancaron de los rostros de los maltratados operadores de Wall Street las últimas ruedas, que acumulan una mejora de 15,5% en el índice Dow Jones.

Wall Street continuó con su racha alcista, de cara al feriado de hoy en los Estados Unidos por el Día de Acción de Gracias (no habrá mercados). El índice Dow Jones subió 2,91%, pero el S&P 500 (un indicador más amplio de la Bolsa neoyorquina) ganó aún más, 3,5%.

Se trató de la cuarta jornada consecutiva de subas, lo que no sucedía desde mediados de abril. Pero hay un dato mucho más impresionante: la suba acumulada del Dow en estas cuatro ruedas fue de 1.174 puntos, o 15,5%. Desde 1932 que no se producía semejantesuba en tan poco tiempo. Aun así, este indicador continúa por debajo de los

9.000 puntos y acumula una pérdida superior a 33% en lo que va de 2008.

El mercado revirtió pérdidas iniciales superiores a 1%, luego de que el presidente electo, Barack Obama, asegurara que posee un plan para lidiar con la crisis económica desde el primer día de su llegada al gobierno. Y aseguró que «la ayuda está en camino». De todas formas, algunos analistas advirtieron que la suba obtenida a la tarde no es demasiado sólida, ya que el volumen negociado fue escaso (la mitad de lo que se opera normalmente), como suele suceder en vísperas de un feriado.

«El ánimo es un poco mejor ahora, luego de los distintos paquetes de ayuda que el gobierno lanzó en los últimos días», explicó Michael Sheldon, jefe de estrategias de RDM Group, quien confió en que «tal vez esto ayude para dar vuelta la marea negativa».

Compensación

Las palabras de Obama sirvieron para compensar datos económicos negativos que se fueron conociendo durante la jornada. En todos los casos quedó claro que los Estados Unidos ya están en recesión. El desempleo continúa en ascenso, la venta de casas nuevas tocó el nivel mínimo de los últimos 18 años, bajó el consumo y los pedidos a las fábricas tuvieron una abrupta caída.

Entre los papeles de mejor trayectoria se ubicó Citigroup, que continuó así su recuperación tras el rescate millonario anunciado por el gobierno norteamericano. La acción subió casi 16% y finalizó levemente por encima de los u$s 7. También hubo subas significativas en algunas acciones tecnológicas: Dell subió 6% y Apple, otro 4,6%.

Pese a la mejora de las acciones, siguió registrándose fuerte demanda por bonos norteamericanos. Ayer hubo una nueva suba de precios, lo que desplomó la tasa para los títulos a diez años a 2,98% anual contra 3,10% del cierre anterior. Esto demuestra que hay una gran cantidad de inversores que prefieren el refugio antes de volver a tomar riesgos.

«No creo que estemos ante señales de estabilidad de largo plazo, más bien pienso que se trata de un fenómeno de corto plazo», indicó Todd Salomone, director de research de la firma Schaeffer's Investment.

El mercado norteamericano recién reasumirá su actividad normal el lunes: hoy es feriado total y mañana sólo habrá pocas horas de operaciones. Esto significa que también se reducirá notablemente la negociación bursátil en el resto del mundo, al faltar la referencia de mercado neoyorquino.

Comentá la nota