Mercados: ahora apuestan a un blanqueo con bonos

Por: Luis Beldi

Los bonos se han convertido en un juego de azar, donde los inversores distraen algunas pocas monedas de su cartera por esa adicción al riesgo. Apuestan, pero no tanto como para comprometer su patrimonio.

Por eso, las oscilaciones en el mercado se producen con tan poco volumen. El viernes, se conoció por un reportaje a Amado Boudou, el ministro de Economía, que podía haber un rescate de los bonos en pesos.

En un país con reglas de juego tan difusas, donde el mercado financiero se convirtió en un casino sofisticado, los inversores se portaron como si estuvieran ante un tapete de ruleta y apostaron a algunos bonos. Los que no entraron al mercado saben que en esta gestión es frecuente que no se cumpla lo que se anuncie. Pasó con el pago de la deuda al Club de París o la reapertura del canje de la deuda para los «holdout». Incluso, en algún momento, se mencionó un retorno al FMI. Nada de eso ocurrió y no extrañaría que este anuncio siga el mismo camino.

Si bien Amado Boudou no lo dijo, el rescate de bonos en pesos se podría hacer a través de un blanqueo de capitales que se podría pagar con títulos en pesos. No es una noticia firme, sino algo que podría estar en estudio y esto hace que la información sea tan endeble como la autonomía del ministro para tomar decisiones.

Los rumores del viernes pusieron a algunos bonos de moda. Fortaleció al Bogar y al Bocon Pro 12 e hizo intrascendente al Discount en pesos del canje de la deuda y a otros bonos de largo plazo.

Por eso, los inversores no sólo se posicionaron en los títulos en pesos del tramo del medio, sino que también buscaron los bonos en dólares que habían sufrido fuertes pérdidas en la semana.

El viernes, el rebote de los Boden fue llamativo. El Boden 2012 subió un 4,66%; y el Boden 2015, 3%. Sus rendimientos superan el 30% en dólares y eso los hace atractivos, aunque riesgosos.

Los que no quieren estas volatilidades eligieron el mercado cambiario. Allí sigue firme el dólar. A pesar de los clientes que le quitó la gripe A, el mercado marginal sigue vendiendo las divisas a buen precio. El viernes colocó los dólares a $ 3,88, mientras en las casas de cambio continuó a $ 3,82 para la venta, pero casi sin clientes.

Si bien el mercado de cambios mueve montos que equivalen a la tercera parte de hace un año, la fuga de divisas es constante. El mercado mayorista hoy negocia alrededor de u$s 300 millones por día y a veces mucho menos, contra más de u$s 1.000 millones de hace un tiempo.

Ausentes los importadores y controlados los compradores, el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, y el MEC de los corredores de cambio operan cantidades ínfimas.

En cambio, en el circuito marginal la actividad es creciente porque hay necesidad de refugio por parte de los ahorristas. Los consumidores se transformaron en compradores de divisas, y el consumo lo está sintiendo.

Comentá la nota