Un mercado saturado obliga al ingenio de las tecnológicas

En busca de nichos, fábricas de celulares venden laptops. Y las informáticas telefonía.
Banda ancha, telefonía móvil, computadoras. El año que recién comienza muestra que algunos mercados de tecnología tienen una alta penetración y están muy cerca de la frontera de la saturación. La situación se comprueban con los llamativos saltos de nichos que están dando muchas empresas tecnológicas, en busca de una mayor rentabilidad.

Samsung y Nokia estaban hasta ahora enfocados en el negocio de los celulares, pero ahora lanzaron modelos propios de laptops. En sentido inverso, la compañía informática Dell sacó a la venta un smartphone, tal como hizo años atrás Hewlett-Packard. Y todo esto, según dicen los entendidos, recién está empezando.

Con franqueza, en diálogo con Clarín, el vicepresidente de Samsung Argentina, Facundo Crosta, reconoce: "En mercados muy maduros, que están muy penetrados, la estrategia es atacar distintos segmentos, no queda otra para crecer".

La firma, de capitales coreanos, lanzó en setiembre pasado dos modelos de netbooks (las minilaptops de prestaciones básicas). Inauguró así una nueva línea de negocios que le era desconocida hasta ahora.

El nuevo recorrido, para el ejecutivo, "es más dificultoso, porque hay que atender las necesidades específicas que tiene cada segmento. Desde nuestro punto de vista, tener menos modelos y líneas de negocios es mejor".

Habrá dos canales de venta para las netbooks, el retail y el de las telefónicas, en este caso particular, Claro y Personal.

Nokia ya desde hace tres años viene buscando nuevos nichos. A fines del año 2006 creó Ovi, un portal de descargas de aplicaciones y servicios, y en octubre pasado lanzó a nivel mundial su minilaptop Booklet 3G.

"No es una vuelta de timón ni de saturación de mercado", se defiende Fernando Freytes, gerente de Servicios de la compañía finlandesa. "Lo que se busca es poder abarcar otros mercados aprovechando el valor de la marca", añadió.

En la Argentina, la penetración de la telefonía móvil llegó al máximo. Para el consultor Alejandro Prince, habría cerca de 36 millones de celulares en uso, pero destaca que apenas el 25% están bajo la modalidad de pospago.

El desafío, para las telefónicas, es ensanchar esa base de clientes, cuyo consumo supera al promedio y pagan religiosamente la factura. Y no por casualidad, las tres principales prestadoras sumaron netbooks a su catálogo para potenciar la banda ancha móvil.

"En la medida en que el mercado responda, sumaremos nuevos modelos de netbooks", dijo Ignacio Nores, de Personal. Por su parte, Fernando del Río, de Claro, pronosticó que la tendencia se profundizará.

"Hay una expansión, un cruce de nichos y los dispositivos cada vez se parecen más. Vamos a ver muchos casos de estos en los próximos años", aseguró el consultor Pablo Tedesco, de TBI Unit.

En noviembre pasado, Dell, uno de los mayores fabricantes de computadoras, también se atrevió a pegar el salto al presentar su smartphone. "Nuestra entrada en la categoría de teléfonos inteligentes es una extensión lógica en la evolución de Dell en cuanto a productos de consumo en los últimos dos años", dijo a Clarín Ron Garriques, presidente de Dell Global Consumer Group.

Comentá la nota