Mercado inmobiliario local.

La subida paulatina de precios de las propiedades inmuebles que había tenido lugar en los últimos años se ha detenido con las sucesivas crisis que afectan a nuestro país.
Ha bajado la demanda y los valores tienden a una adecuación de entre un 20 y el 30 por ciento. “Si nos remitimos a la historia, uno antes vendía una propiedad en Chacabuco y para comprar un departamento en Capital Federal, tenía que poner algo arriba. Hoy estamos a la inversa: yo he vendido propiedades en capital a valores inferiores a los de Chacabuco”, dijo el martillero Luján Miguel Decundo.

“Hay mucha gente que se encuentra a la expectativa, esperando que pase el tiempo para ver cómo se reacomoda todo”-señaló Matías Máspoli, titular de otra inmobiliaria local-.

“Aquí en Chacabuco, aunque esté relacionada con la crisis a nivel nacional, se nota más. Debido a que los valores que se manejan muchas veces suelen ser mayores a los de Capital Federal”.-comentó Luján Miguel Decundo-.

Máspoli afirmó que algo que se nota en estos días es que hay “un menor caudal de gente haciendo consultas o preguntando”. Sin embargo, todo esto no hace que los propietarios dejen de ofrecer sus bienes hasta que la situación se acomode.

Según Decundo, esa baja demanda obedece también a que hoy, por los valores que se manejan, a muchos inversores “les conviene invertir en Capital Federal o en La Plata y no en Chacabuco”.

Comienzan a Normalizarse los valores de los alquileres

“Se había llegado a una situación en la que a un sector muy importante de inquilinos se le hacía imposible seguir alquilando el mismo lugar. Ahora, como hay más oferta y la situación cambió, y creo que los propietarios han tomado conciencia de las dificultades que se atraviesan, se está tendiendo a normalizar un poco los precios, que si bien siguen siendo altos, ya no hay esa locura de pedir siempre un poco más”. Expresó Máspoli

Por su parte, Miguel Decundo consideró que, hoy en día, cuando una propiedad “está arriba de los 600 o 700 pesos, ya se pone difícil alquilarla”.

“El poder adquisitivo del asalariado no le permite alquilar a valores superiores a eso, y lo puede hacer siempre y cuando en la familia trabajen el esposo y la esposa. Así que como pasa con los valores de venta, los alquileres también van a ir tomando su cauce normal”.

Comentá la nota