El mercado apuesta a un dólar estable, controlado por el Banco Central

El mercado apuesta a un dólar estable, controlado por el Banco Central
Los futuros se operan a $ 3,80 para la época de las elecciones y a $ 4 para fin de año.
El Banco Central sigue controlando con firmeza el mercado cambiario y el precio del dólar. La política de la "flotación administrada" se mantiene como "la" regla, aún con los cuatro centavos que subió la divisa en una semana. Ese es el análisis del mercado, que apuesta al sostenimiento de esa tendencia: en el mercado de futuros la cotización retrocedió y los precios no contemplan grandes desvíos.

En lo que va del mes el dólar subió respecto del peso 1,42%, Se trata de una suba convalidada por el Banco Central, ya que la entidad monetaria viene comprando paulatinamente dólares.

La oferta de dólares en el mercado hoy es menor por la pobre liquidación de las exportaciones, la fuente principal de divisas. Por un lado, hay un menor volumen de dólares derivados del efecto precio de los productos que exporta el país: la soja y el trigo vienen cayendo desde el año pasado También hay un efecto volumen, que tiene que ver con la menor cosecha de trigo, por caso. "El saldo exportable se redujo desde 10 millones de toneladas en 2008 a 2 millones este año", apunta el economista Orlando Ferreres.

Además, el parate en las liquidaciones también tiene que ver con especulaciones sobre la disputa por las retenciones, entre el campo y el Gobierno. Pese a esa menor oferta, sin embargo, en las últimas semanas el comprador neto de divisas fue el Banco Central.

Hay, sin duda, otro factor, que juega en el mercado de la divisa. La Argentina no es ajena al contexto mundial. Y en los últimos 12 meses los países vecinos devaluaron sus monedas debido a la crisis mundial y al refugio en tres activos considerados los más seguros: el dólar, los bonos del Tesoro de EE.UU., y el oro, que volvió a cruzar el techo US$ 1000 la onza el viernes. Mientras Argentina devaluó su moneda 11,8 por ciento en el último año, Brasil lo hizo 37,8%; Colombia 34,6%; México 37,4%; y Chile 31,2%.

Pero la Argentina tiene la restricción de que si deja subir el dólar, la suba se traslada directamente a los precios y, por ende, impacta negativamente en el bolsillo de los consumidores. De cara al año electoral, más que nunca el Banco Central utilizará la política de "flotación administrada", para subir de a poco el dólar, sin provocar alteraciones en el sistema financiero. Pero los analistas ven con un horizonte previsible el valor del dólar hasta las elecciones, a un valor que no iría mucho más allá de los $3,80.

A juzgar por los valores a futuro, el dólar estaría $3,80 a octubre y entre $3,90 y 4 en diciembre, según el Rofex (mercado de Rosario). Esos precios, claro, incluyen la cotización del dólar y la tasa de interés estimada para el período. Así, los operadores del Rofex muestran una expectativas de dólar clamo, jugando en el escenario del Central controlando las cotizaciones.

En Nueva York, la brecha se extiende un poco más y los contratos a futuro alcanzan $4,40 a diciembre. Pero ya no son los $6 pronosticados hace un par de meses atrás.

"El dólar ahora está levemente retrasado. El valor de equilibrio oscila entre $3,70 y 3,75", indica el consultor y ex secretario de Política Económica Miguel Bein, quien minimizó la brecha faltante de "los 20 o 30 centavos", en comparación a la historia que arrastra el país "con crisis cada 7 años, en los últimos 32".

"Hoy la Argentina tiene una característica opuesta al resto del mundo -continúa Bein-. Los bancos están repletos de liquidez e intentan prestarle a empresas que esperan para tomar crédito ya que no quieren convalidar tasa de 20%, debido a que comenzaron a bajar las proyecciones de inflación, que este año se situaría cerca de 11%, e incluso algunos sectores como los textiles o electrónicos podrían sufrir deflación" se explayó.

Comentá la nota