Menú para aliados opositores

Gerardo Morales, Elisa Carrió y Rubén Giustiniani se reúnen esta noche para celebrar los 25 años de la democracia y “profundizar el diálogo”. La negociación entre las fuerzas “se viene armando a fuego lento”, admiten.
Los líderes de la UCR, el socialismo y la Coalición Cívica volverán a mostrarse juntos luego de anunciar hace un mes el “inicio del diálogo” entre esas tres fuerzas políticas de cara a las legislativas de 2009. Gerardo Morales, Rubén Giustiniani y Elisa Carrió compartirán hoy una cena en el mítico restaurant Lalín, organizada por el Grupo Progreso que conduce el radical José Bielicky. Será la primera vez, después de aquel anuncio, que los tres dirigentes vuelvan a reunirse, en esta ocasión con la excusa de festejar los 25 años de democracia. “Es otra oportunidad para profundizar el diálogo”, anticiparon a Página/12 fuentes radicales. Sin embargo, las negociaciones están en punto muerto y en algunos distritos claves, como la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal, ya dieron marcha atrás.

Lejos del impulso inicial, en el que se promocionaron vencedores de las elecciones del año próximo, los máximos referentes de las tres fuerzas opositoras vienen manejando las conversaciones con bastante lentitud. “Se viene armando a fuego lento, como las buenas comidas”, justificaron ayer cerca de Giustiniani. El senador socialista es el que más paños fríos pone en las relaciones partidarias, apremiado por la cautela de dirigentes como el gobernador santafecino Hermes Binner o por el abierto rechazo de los porteños como Roy Cortina. Incluso las promesas de mayor cohesión parlamentaria quedaron en el olvido: en los últimos proyectos presentados por el kirchnerismo no lograron unificar posiciones, quedando la CC, la UCR y el PRO por un lado, y el socialismo por el otro.

“Andamos muy apremiados por las cuestiones legislativas”, dicen desde el radicalismo para explicar el punto muerto en las negociaciones. A diferencia de los dirigentes de la Coalición como Carrió o la bonaerense Margarita Stolbizer, la mayoría de las autoridades de la UCR son también autoridades en las cámaras. Y, además, muchos tienen como prioridad ocuparse de cuestiones internas como la reunificación del partido. La disputa entre cobistas y anticobistas consume buena parte de las energías de los correligionarios. En Mendoza, distrito clave para los radicales, parece alejarse la posibilidad de unificar las estructuras del ConFe –el flamante espacio del vicepresidente– y la UCR orgánica. En cambio, está ganando fuerza la opción de un frente con acuerdos “partido a partido”.

La alianza UCR-CC-PS no tiene chances en al menos dos de los distritos claves. En Buenos Aires, el socialismo local es liderado por dirigentes kirchneristas y la máxima referente de oposición en la provincia, Stolbizer, manifestó abiertamente su repudio a los radicales Federico Storani y Leopoldo Moreau. Resta que Morales –también enfrentado con los caudillos bonaerenses– se reúna con ella para ver si encuentran cómo sortear ese obstáculo. Por ahora, el encuentro no está en agenda. Además, el diputado Pedro Azcoiti, del riñón de Storani, advirtió que le presentará batalla interna a Ricardo Alfonsín, hombre cercano al titular del Comité Nacional y de mejor vínculo con Stolbizer. En tanto, la posibilidad de armar acuerdos en ese distrito va más por el lado de los intendentes cobistas –hasta ahora expulsados de la UCR– y, de manera incipiente, con el ex gobernador Felipe Solá.

En Capital también hay pocas chances de unir al tridente opositor. El PS manifestó que llevará candidatos propios: Héctor Polino diputado, Roy Cortina legislador. Sí podría un radical secundar al candidato de la CC, Alfonso Prat Gay. El ex camarista Ricardo Gil Lavedra suena como el más probable.

Según confirmaron en un comunicado, a la cena de esta noche asistirán Stolbizer; la diputada nacional Patricia Bullrich; los legisladores porteños Teresa de Anchorena y Enrique Olivera; y dirigentes radicales como Juan Manuel Casella; Ricardo Alfonsín; Horacio Pernasetti y Mario Losada, entre otros. Fuentes socialistas dijeron que por ese partido sólo está confirmada la presencia de su presidente y no de otros referentes del partido de la rosa.

Comentá la nota