Las mentiras de Portezuelo del Viento

Es una de las obras más grandes de la historia de Mendoza, que la Nación no paga a pesar de que hubo un compromiso firmado entre Julio Cobos y Néstor Kirchner. De los $240.000.000 que deberían haber ingresado en dos años, sólo se han depositado $4.350.000 hasta ahora. El gobierno de Jaque no reclama y se defiende con una denuncia grave: dice que el famoso “arreglo extrajudicial” que se firmó en 2006 para hacer la presa, por el cual la provincia levantó un juicio millonario, nunca existió como tal.
Julio Cobos tuvo la idea, Néstor Kirchner la firmó, Cristina no la pagó, Celso Jaque miró para otro lado y por ahora Mendoza se jorobó.

El dique Portezuelo del Viento, una de las obras públicas proyectadas como de las más grandes de la historia de la provincia, tiene hoy sólo el 15% del presupuesto comprometido por la Nación, a más de dos años de firmado un acuerdo que, en su defensa, el gobierno de Jaque dice ahora que no fue tal.

En un supuesto “arreglo extrajudicial” que se concretó en el 2006 entre Julio Cobos y Néstor Kirchner, la provincia terminó levantando un juicio por $1.000 millones que había iniciado por los perjuicios de la promoción industrial y que se tramitaba en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Esto a cambio de que el gobierno nacional pusiera, en un plazo de cinco años, esa misma plata para construir la presa que cambiaría la historia del sur mendocino.

La realidad se llevó por delante ese acuerdo. Según se redactó, luego quedó ratificado por la Legislatura y posteriormente fue refrendado por un decreto del Poder Ejecutivo Nacional, entre 2007 y 2008 se deberían haber acumulado $240.000.000 de aportes nacionales para la construcción de la presa.

Al 31 de octubre pasado, únicamente se contabilizaban $4.350.000 que ingresaron en 2007, ni un solo peso entró en 2008 y no hay pauta en el Presupuesto nacional 2009 que garantice que ingresarán fondos en 2009 para tal fin.

[Kirchnercobos250]

MDZ consultó al funcionario provincial que está a cargo del proyecto, el subsecretario de Obras Públicas, Mario Pombo, quien arrancó con una pregunta/denuncia para justificar los atrasos nacionales en el envío de fondos.

-Antes que nada ¿usted está seguro de que acá hay un arreglo extrajudicial por Portezuelo del Viento?, contraatacó el funcionario a este cronista.

- Sí, eso fue lo que se firmó en 2006 que se tradujo en un convenio que luego ratificó la Legislatura.

-Está equivocado, como lo estaba yo cuando asumí en la subsecretaría. El acuerdo extrajudicial nunca existió, contestó Pombo lanzando la denuncia.

-Entonces ¿Quien se hace cargo de las demoras en el envío de fondos?

- No hay demoras porque lo que está firmado es un convenio de certificación de obras, no un compromiso de que la Nación pondrá determinada plata por mes.

-Pero eso no fue lo que se dijo en todo este tiempo.

-Mire, hay que desmitificar de una vez por todas que la Nación tiene que mandar año a año una determinada cantidad de plata para hacer Portezuelo. Sólo se debería hacer si acá hubiera existido un arreglo extrajudicial. Pero claramente esto no lo es. Acá lo que se firmó fue un convenio de certificación de obra.

En otros términos lo que ahora dice la administración de Jaque respecto a Portezuelo, es que el ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido no tiene obligación de gotear año a año los millones que se comprometió a enviar a Mendoza, sino que está autorizado a enviar los fondos a medida que la provincia avance con el proyecto.

Lo que sí, se defienden en el gobierno provincial, existe una cláusula de ejecución por la cual Mendoza puede reclamar directamente a la Justicia si el gobierno nacional no cumple.

Para el gobierno mendocino, esto tampoco cuenta en la actualidad. De hecho, para Jaque, De Vido está al día con la provincia.

La obra está en la etapa de elaboración del proyecto ejecutivo y para ello se contrató a una consultora integrada en una UTE por las empresas Inconas Sociedad Anónima - Ingetec Sociedad Anónima y Jaime Lande y Asociados Sociedad – Anónima.

Hasta ahora, la consultora lleva gastados $2.800.000 que cobró como parte de la primera etapa de su trabajo que deberá estar listo en agosto del año que viene.

Si se toman en cuenta los $4.350.000 que están depositados, para la provincia el proyecto tiene fondos suficientes y la Nación está cumpliendo.

-Le insisto, Pombo, que eso no fue lo que se dijo en su momento. Desde hace dos años que toda la dirigencia política mendocina está hablando de que hay un convenio que establece una cantidad de dinero por año.

- No es así, ratificó el subsecretario y se animó a doblar la apuesta de las revelaciones: Le digo más, Julio Cobos, el 27 de noviembre de 2007, tpdavía como gobernador firmó otro convenio con el ministerio de Planificación a través del cual ratificaba que Portezuelo se iba a construir, pero bajo la normativa que establece el ministerio de planificación. Es decir, que recibirá la plata a medida que avanza la obra.

-Lo que usted está diciendo, en otras palabras, es que lo que su momento se dijo que era un acuerdo extrajudicial con el aval de la Suprema Corte, es en realidad un convenio de obra pública normal y corriente entre una provincia y la Nación. Que tiene una cláusula especial de ejecución si la Nación no paga, pero que no es más que eso.

- Y… sí, es así.

-Pero la provincia por esto levantó un juicio millonario…

- Sí, pero habría que preguntarle a los que lo hicieron, eludió el numero dos del ministerio de Infraesructura.

Lavagna no quería. Felisa lo hizo

Portezuelo del Viento es como si se hicieran cuatro diques Potrerillos.

Proyectada para que incremente en 60.000 hectáreas la superficie cultivable de San Rafael, de General Alvear y de Malargüe, generará una energía equivalente al 25% de lo que hoy se consume en todo Mendoza.

Pensada desde principios del siglo XX, la presa se erigirá en una zona conocida como Cajón Grande - en la zona del paso El Pehuenche- y tendrá una capacidad que rondará los 3.000 hectómetros cúbicos en una superficie que abracará a unas 5.000 hectáreas-

La construcción de Portezuelo forma parte de otro mega proyecto de ingeniería que aún no sale de eso: el trasvase del río Grande al Atuel. Una obra faraónica que, si alguna vez se hace, cambiará para siempre la historia económica de los departamentos del sur.

La obra siempre fue de carácter nacional, pero cuando arrancaba su gestión a Julio Cobos se le ocurrió una idea.

En 2004, mientras volvía de una gira al exterior invitado por Néstor Kirchner, Cleto habló por primera vez en ese avión con el ex presidente de la alternativa de incluir a Portezuelo del Viento en un convenio de compensación por el juicio que el gobierno de Arturo Lafalla le inició en 1998 a la Nación por los perjuicios de la promoción industrial.

Una demanda que Mendoza había fijado en alrededor de $1.000 millones.

Cuando Cobos comenzó a diseñar ese arreglo, ya hacía varios meses que se conocía una instancia clave en ese juicio.

Quien era procurador de la Corte en 2003, el mendocino Nicolás Becerra, falló de manera favorable a los reclamos de Mendoza con lo que la provincia estaba en óptimas condiciones jurídicas para ganar esa demanda que había presentado junto a La Pampa y Misiones.

Pero más allá de su insistencia, Cobos durante dos años chocó contra la misma pared. El primer ministro de Economía de Kirchner, Roberto Lavagna, siempre se opuso al acuerdo por temor a que un reconocimiento judicial de los perjuicios que sufrió Mendoza (junto a La Pampa y Misiones) terminará generando una cascada de demandas similares del resto de las provincias que no habían sido promocionadas durante los ´90.

Ese escenario cambió con la llegada de Felisa Micelli a Economía. En marzo de 2006 la funcionaria preferida de Cobos por aquél entonces, instruyó a los abogados de su cartera para que avanzaran en un acuerdo, que se terminó de cristalizar meses después.

En agosto de ese mismo año, Kirchner y Cobos firmaron en San Rafael las bases de ese convenio, en una visita muy promocionada de K que comenzaba por aquella época a dar las primeras señales fuertes de su relación política con el mendocino.

De lo que toda la dirigencia política hablaba por esos meses, con Cobos al frente, era de un arreglo extrajudicial. Y así quedó flotando en el aire cuando en mayo de 2007 la Legislatura aprobó el convenio que hoy está vigente.

El argumento del gobierno mendocino de esa época era que lo mejor para la provincia era un arreglo, luego de que se conociera un fallo del nuevo procurador de la Corte, Esteban Righi, que daba vuelta la sentencia de Becerra.

Para la Nación, el negocio fue más redondo. No sólo se sacó de encima una demanda millonaria, sino que además metió en esa bolsa una obra que de todas maneras debería haber pagado y que ahora financia con cuentagotas.

Según la ley 7708 (que ratificó el acuerdo de 2006) la provincia se comprometía a desistir de la demanda a raíz de un compromiso de la Nación de financiar año a año la presa. En la clásula sexta de este acuerdo expresa: "...El flujo de fondos estimado en forma provisoria y sin incluir las redeterminaciones de precios es el siguiente:

Ejercicio 2007 $ 115.000.000

Ejercicio 2008 $ 130.000.000

Ejercicio 2009 $ 150.000.000

Ejercicio 2010 $ 165.000.000

Ejercicio 2011 $ 165.000.000

Ejercicio 2012 $ 150.000.000

Ejercicio 2013 $ 130.000.000

Sin embargo, de todo ese capital prometido, la provincia solo tiene, más de un año después, $4.350.000 depositados en las cuentas de la Contaduría General de la provincia correspondientes a Portezuelo.

Así puede apreciarse en la información que se difunde en internet en http://www.sidico-web.mendoza.gov.ar/Sidico-Web/Ejecuciones/R2007E.htm y en http://www.sidico-web.mendoza.gov.ar/Sidico-Web/Ejecuciones/R2008E.htm, en dónde además quedan al desnudo la verdad de los aportes nacionales.

En 2007 la Nación, según el convenio original, se había comprometido a depositar $115 millones y aportó únicamente los $4.350.000 que existen hasta hoy.

Este año, de un presupuesto previsto de $240.000.000, no ingresó ni un solo peso y así se mantendrá hasta fin de año.

Como parte del mismo tema, aquí también falló Cobos en su promesa. En noviembre de 2007, casi al mismo tiempo que fue firmado el convenio que el gobierno de Jaque dice que fue Cleto firmó, quien hoy es vicepresidente anunció el envío de $14.000.000 para comenzar con los trabajos de consultoría. La consultora está trabajando, pero con aportes que salieron de los únicos $4.000.000 depositados desde hace dos años. Los $14.000.000 anunciados por Cobos tampoco aparecieron.

¿Y a ahora qué pasará?

“Gobernador Cobos: tenga la plena seguridad de que la obra Portezuelo del Viento será una realidad y vamos a estar empezándola, si Dios quiere, el año próximo”, afirmaba De Vido en mayo de 2006 en una visita a Malargüe.

Treinta meses después esa seguridad no es tal. Los trabajos de diseño de un proyecto ejecutivo para la presa comenzaron hace tres meses nada más y quien está a cargo (Inconas-Ingetec-Lande) tienen plazo hasta agosto de 2009 para concluir su estudio que tendrá un costo de $18.379.634,97.

Cómo el gobierno para por certificación de obra, hasta el momento se le hizo un solo pago a la consultora de $2.800.000 y en las próximas semanas se le realizarán dos más de unos $900.000 en total. Lo que se está haciendo, son estudios topográficos, de suelo y geosísmicos.

“Los fondos para la obra están asegurados, no en la forma que se dice, pero están asegurados”, se muestra confiado Pombo, para quien “Portezuelo se estará construyendo -según nuestras proyecciones- en 2010”.

Pero el mismo funcionario admite con resignación que, si no hay acuerdo extrajudicial que lo avale, los aportes para concretar la presa dependerán del humor del gobierno nacional.

Un mecanismo de hacer política que Mendoza ya padeció con otras obras de envergadura (como la línea Comahue –Cuyo) y que la Casa Rosada maneja casi sin resistencia de las autoridades provinciales de ahora y los últimos cinco años.

Comentá la nota