Por las mentiras de McLaren, la FIA convocó a sesión extraordinaria.

La escudería de Fórmula 1 McLaren-Mercedes podría recibir nuevas sanciones, tras ser convocada por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) a una audiencia ante el Consejo Mundial en París para que explique por qué su piloto Lewis Hamilton mintió a los comisarios tras el Gran Premio de Australia.
Según comunicó la FIA, el equipo anglo-alemán deberá comparecer el 29 de abril en una sesión extraordinaria del órgano rector, después de que sus falsos testimonios en Melbourne condujeran a la descalificación de italiano Jarno Trulli, de Toyota, tras cruzar la meta en tercer lugar, que quedó entonces en poder de Hamilton.

El italiano, que había sido penalizado con 25 segundos por adelantar a Hamilton en una fase de "safety car", fue reinstaurado en el tercer lugar una vez que se comprobó que el británico había dado deliberadamente información incorrecta en la primera y la segunda audiencia.

Hamilton admitió la semana pasada antes del Gran Premio de Malaisia que su equipo le empujó a mentir y por eso fue descalificado a posteriori de la carrera australiana que abrió la temporada 2009.

Pero ahora McLaren-Mercedes podría afrontar nuevas sanciones por haber infringido el artículo 151c del Código Deportivo Internacional.

Eses artículo determina que un equipo está en falta en caso de "cualquier conducta fraudulenta o cualquier acto perjudicial para el interés de cualquier competencia o los intereses en general del automovilismo".

En un comunicado, la FIA señaló que McLaren informó a los comisarios de carrera en Melbourne que no había dado instrucciones a Hamilton de dejar pasar a Trulli cuando ambos coches estaban detrás del "safety car", a sabiendas de que esta declaración era falsa.

Se afirma que McLaren pidió luego a Hamilton apoyar y confirmar esta falsa declaración al ser interrogado por los comisarios.

"A pesar de saber que como resultado directo de su declaración falsa a los comisarios, otro conductor y otro equipo rival fueron penalizados injustamente, (McLaren) no hizo ningún intento por rectificar la situación ya sea contactando a la FIA o de alguna otra forma", agregá el comunicado.

Previamente en la jornada, McLaren suspendió al director deportivo Dave Ryan, quien aparentemente estuvo detrás de los intentos por engañar a los comisarios por parte del equipo y de Hamilton.

La escudería anglo-sajona, a través de un comunicado, afirmó que está totalmente dispuesta a colaborar con la FIA para esclarecer el caso.

En 2007, McLaren fue penalizada con una multa de 100 millones de dólares y se le quitó todos sus puntos en el Mundial de constructores, tras un caso de espionaje.

Comentá la nota