Un mensaje con el sello de Barack Obama

Por Fernando Gonzalez

La relación entre el gobierno de Cristina Kirchner y el de Barack Obama no empezó bien. El 20 de enero, mientras en EE.UU. asumía el presidente negro para marcar la historia, la Presidenta argentina se fotografiaba en Cuba con Raúl Castro durante su visita a la isla. Podría haber sido un hecho anecdótico en virtud de los elogios previos que Cristina le había dedicado a Obama y a su canciller, Hillary Clinton, pero todo lo que vino después indica que aquel gesto inicial bien pudo ser una señal.

Y cuando el camino es oscuro ayuda seguir las señales. Obama ya se reunió con Lula, Michelle Bachelet y Tabaré Vázquez pero no lo hizo con Cristina.Tampoco fue bien leído por EE.UU. que la Presidenta recibiera por primera vez a la nueva embajadora de su país en Buenos Aires, Vilma Martínez, junto a embajadores de otros cuatro países.

Por todo esto no sorprende el cruce entre ambos gobiernos una vez que el secretario de Asuntos Hemisféricos, Arturo Valenzuela, dijera que los empresarios de su país estaban "preocupados" por la seguridad jurídica. El problema para los Kirchner es que no es Obama el único que piensa que la seguridad jurídica está siendo afectada en el país pero sí el más poderoso y el que acaba de enviarles un mensaje público de enorme trascendencia.

Comentá la nota