Con mensaje conciliador, Martín planteó que ante la crisis «tenemos que estar más juntos que nunca»

Fue en su discurso hacia la comunidad en la ceremonia llevada a cabo en el Centro Cultural Alem. El Intendente de Río Grande, dijo que «se avecina un año complicado» por eso enfatizó que «no habrá salvación individual que valga. La única salida debe ser construida en conjunto y desarrollada de manera colectiva». Hizo un primer balance de lo realizado en los diez años de gestión al frente de la administración y formalizó anuncios en el marco de la agenda 2009.
Cumpliendo una década al frente del Municipio de Río Grande, el intendente, Jorge Martín, dejó formalmente inaugurado el periodo 2009 de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de la ciudad, con un discurso conciliador en el marco de crisis internacional que afectará a la Provincia por lo que abogó por un trabajo conjunto entre las instituciones para paliar los «coletazos» que agudizarían la situación social de muchas familias fueguinas.

«Lo que sucede en el mundo sin dudas nos afectará. Así que tenemos que hacer un esfuerzo por estar juntos más que nunca; no por el futuro de cada uno de nosotros sino por el de nuestra querida ciudad», remarcó Martín al entender que «se avecina un año complicado».

La ceremonia fue presidida por el titular del Concejo Deliberante, Juan Felipe Rodríguez, a la vez que también estuvieron presentes los ediles José Ojeda, Miriam Boyadjian, Gustavo Longhi, Ariel Pagella, Marisa Montero y Raúl Moreira.

El acto contó, además, con la presencia de la gobernadora, Fabiana Ríos; el legislador Gabriel Pluis; miembros del Poder Judicial; funcionarios del Ejecutivo provincial; municipal, autoridades de las fuerzas de seguridad; y público en general.

«En el mundo hay una enorme retracción económica con una consecuente caída del consumo. Si se consume menos, se produce menos; y si la producción disminuye, el trabajo se pierde. Por eso, tenemos que defender -antes que nada- al empleo y seguir generando opciones para que Río Grande sea un lugar atractivo donde invertir», subrayó.

«Hacer de Río Grande, una ciudad productiva es el desafío de este principio de siglo. Construir una ciudad con infraestructura de calidad y viviendas suficientes para aliviar la presión demográfica a la que estamos sometidos, es también un objetivo primordial», enfatizó.

«Hoy -recordó-, como hace 10 años, vuelven a sobrevolar los fantasmas del desempleo y el desamparo. Y les aseguro que allí estaremos para luchar contra ellos y disminuir su impacto».

En tal sentido abogó porque en las gestiones que lleva adelante el Gobierno provincial para mermar los efectos negativos «tengan excelentes resultados, porque su éxito será el de todos». «Todo el mundo sabe que Tierra del Fuego no produce granos y que Río Grande no es la Meca de las finanzas internacionales, pero algo debemos hacer para paliar el efecto nefasto de una crisis mundial que ya está llegando», dijo.

De esta manera, además, insistió en la necesidad de agudizar el ingenio para encontrar los caminos para fomentar sectores productivos alternativos y alentar la reconversión industrial. «Si apostamos todo a un solo rubro productivo no tendremos destino. Si como fueguinos, nos quedamos de brazos cruzados esperando que del exterior vengan a salvarnos, sólo aseguraremos el naufragio», consideró.

«Aquí no habrá salvación individual que valga. La única salida debe ser construida en conjunto y desarrollada de manera colectiva», enfatizó.

Comentá la nota