Mensaje de la Cámara

Al mismo tiempo que la Cámara Nacional Electoral aclaró que el escrutinio provisorio estará a cargo del Ministerio del Interior y fuera de la competencia de la Justicia Electoral, el Gobierno aseguró que "no puede haber fraude"
En realidad, la Cámara nunca ejerció el control del recuento preliminar, pero los tres jueces que la integran consideraron necesario recordar que no participarán del recuento inicial, que cobra mayor relevancia a partir de la poca diferencia que marcan las encuestas para la provincia de Buenos Aires. Además, en la acordada que firmaron ayer los camaristas se lamentaron de que "los poderes políticos no atendieron" los requerimientos que plantearon "en reiteradas oportunidades" sobre la necesidad de cambios "que fortalezcan la calidad y la transparencia de los procesos electorales". De todos modos, tomaron una serie de medidas tendientes, por ejemplo, a paliar el posible robo de boletas, algo que fue denunciado en la elección de octubre de 2007.

"Es imposible que haya fraude", dijo a Página/12 el director nacional electoral, Alejandro Tullio. "La Cámara siempre sale a aclarar esto, no es nuevo, pero no cambia nada que participe o no del recuento provisional de resultados, como se llama, porque todos los pasos están controlados por los fiscales y por los medios", enfatizó el funcionario. Y agregó un dato para relativizar la importancia del primer recuento de votos: "Nunca hubo una diferencia mayor a un 2 por ciento entre el recuento provisional y el escrutinio definitivo". Por su parte, el Ministerio del Interior lamentó "las tergiversaciones periodísticas de la acordada de la Cámara Nacional Electoral". Aunque aseguró que la Justicia Electoral está a cargo de "la organización y control de la totalidad del proceso electoral", aclaró que el "recuento provisional de resultados, consistente en la suma informática de los telegramas confeccionados por las autoridades de mesa y firmados por los fiscales partidarios, tiene función informativa para la población" y "se realiza históricamente por el Ministerio del Interior y es controlado por fiscales informáticos partidarios que participan en cada distrito".

La Cámara no interviene en el escrutinio provisorio porque no está entre sus atribuciones. Argentina es uno de los pocos países, junto con España, donde las autoridades electorales se mantienen al margen de esa etapa preliminar, pero esto sólo podría ser modificado si los poderes Ejecutivo y Legislativo se pusieran de acuerdo en reformar la legislación vigente. Es decir que la Cámara no hará otra cosa que lo que hizo hasta ahora respecto de esas operaciones, es decir, nada. "No tiene valor legal el escrutinio provisorio porque no lo controlamos", dijo a Página/12 una alta fuente electoral. Esto no implica que las eventuales denuncias sobre irregularidades en los comicios que reciban los jueces electorales María Servini de Cubría y Manuel Blanco no lleguen a esa instancia más adelante. La mayor expectativa generada sobre el primer recuento de los votos está en relación directa con la escasa diferencia que marcan las encuestas entre los candidatos del Frente para la Victoria y Unión-PRO en territorio bonaerense. La clave de las cifras que serán emitidas horas después de las 18 del domingo está en los telegramas que no se cargan en el sistema porque traen "incidencias", es decir algún tipo de observación, que suelen contener un 3 por ciento de los votos. Cuando la diferencia entre el primero y el segundo no es tan ajustada este dato pasa desapercibido.

"No se me escapa el conocimiento de cómo es el sistema y manifiesto que no puede haber fraude, confío en los controles. El fraude es un resultado, hay hechos concretos que deben materializarse para que se produzca, no podemos suponer lo que es improbable", argumentó Tullio.

La actual conformación de la Cámara viene insistiendo en la necesidad de hacer cambios tales como la implementación de la boleta única e incluso el voto electrónico. Los jueces Santiago Corcuera, Alberto Dalla Vía y Rodolfo Munné consideran que el actual sistema fue diseñado en base al bipartidismo que puede controlar todas las mesas de votación, pero hoy ya no hay dos partidos sólidos y las agrupaciones pequeñas no tienen suficientes fiscales. Por eso, para el domingo dispusieron medidas para evitar el robo de boletas, que incluyen un comando que acudirá a requerimiento de las autoridades electorales, así como bolsas plásticas para colocar bolsos y carteras antes de entrar al cuarto oscuro y precintos para cerrar cajones o armarios en las aulas. Corcuera, Dalla Vía y Munné recordaron que implementaron "nuevos mecanismos de depuración y actualización de los padrones, un proceso de capacitación para autoridades de mesa y fiscales partidarios, la facilitación para consultar los padrones por Internet y la publicación en ese medio de las listas de candidatos" para que cualquier ciudadano pueda cuestionarlos.

Comentá la nota