Menos tensión en los mercados, buen precio

Hay evidencias de un mercado a granel más distendido y las expectativas mejoran, porque empiezan a reaccionar el consumo interno y el rubro envasado de las exportaciones. Al día siguiente de conocerse la decisión del INV de bajar las exigencias del color de los vinos que se comercializan como "tintos" -de 500 a 400 unidades como mínimo- bajó la presión en las operaciones. Mejoró la oferta.
Y no se desbarrancaron los precios, al menos por ahora. Los grandes fraccionadores necesitados del vino a granel y que antes apurados cerraban operaciones en horas, ahora se están tomando su tiempo. Mejoró la oferta al bajar las especulaciones futuras con los precios. Sin embargo, el temor surge ahora del otro lado del mostrador. Es que la decisión del Instituto y del Consejo Asesor Técnico, preocupa al sector viñatero y a los trasladistas, que temen que la vuelta atrás con el color en los tintos, provoque la caída en los precios del vino que aún tienen productores y trasladistas. A principios de la semana pasada había que disponer de más de $1,60 para aspirar a un buen tinto genérico de más de 500 unidades de color.

Consenso

En la reunión del miércoles la mayoría de las cámaras vitivinícolas consensuaron la decisión, pero hubo opiniones discordantes. "Nos vamos preocupados por el precio del vino del productor", se sinceraron los críticos y en los pasillos del INV se quejaban de "operaciones para parar el alza de los precios". Lo cierto es que el presidente del INV, Guillermo García, a la salida de la reunión, aseguró "haber priorizado con la decisión, el cuidado de los mercados de consumo, que se veían amenazados por desequilibrios en los precios y un abastecimiento muy retaceado". "Ha primado la cordura y el consenso", aseguró, y recordó que en el 2004 un exceso en los precios le hizo perder a la actividad unos 10 puntos del mercado que después fue muy difícil recuperar. "Por cada punto que perdemos en el consumo, 300 productores pequeños salen del juego", explicó. Además, dedujo que "no hay razones para que se desbarranquen los precios", porque vaticinó el miércoles pasado que al 1ro junio de 2010, el stock va hacer "0" entre los tintos y un equivalente a 4 meses de despachos para los blancos". El consumidor nacional tiene una fuerte tendencia hacia los tintos. Según un estudio de mercado que realizó la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), del total del vino consumido en el país, el 75% corresponde a tintos y el 22% de blancos, el resto le pertenece a los rosados. En cuanto a los envases, indica que en el tetra el 65% corresponde a tintos y el 35% a blancos y en las botellas la proporción es 80 a 20 entre tintos y blancos.

Comentá la nota