Menos responsabilidad y más plata

Se plantea sacarle a los intendentes la responsabilidad de ser quienes diseñen las políticas de seguridad. Y categorizarán los distritos para determinar el dinero a afectar a cada uno
Entre los cambios que se vienen sobre la Policía Comunal, se plantea sacarle a los intendentes la responsabilidad de ser quienes diseñen las políticas de seguridad, y además categorizar las ciudades para otorgar desde la Provincia los fondos mensuales destinados a solventar gastos corrientes del funcionamiento de la fuerza, dinero que administran los municipios.

En cuanto al punto relacionado a lo económico, desde hace aproximadamente dos años el municipio recibe, y muy en término, 40.000 pesos mensuales, dinero que es utilizado para el pago de combustible, mantenimiento de edificios, insumos para la administración policial y pago de servicios, entre otros.

No obstante, el municipio y por un convenio en el marco de la Policía Comunal, se hace cargo de los repuestos de los vehículos en reparación, lo que se constituye en el mayor gasto del movimiento operativo policial.

Los municipios han planteado la necesidad de recibir una mayor cantidad de dinero y proporcional a la policía que administran, "pero no había parámetros para otorgar un aumento", indicó el secretario de Seguridad, Juan Apolonio, y agregó que por resolución 1551, del 30 de abril del ministro de Seguridad, "se establece una categorización de las policías comunales, ya que no había parámetros para diferenciarlas".

Por lo tanto dijo que "habrá cuatro categorías dentro de las cuales habrá subcategorías", donde uno de los puntos a tener en cuenta para diferenciarlas es la cantidad de habitantes, lo que aporta una determinada cantidad de puntos; otros aspecto es la superficie en kilómetros cuadrados del distrito y la dotación de personal de la Policía Comunal exclusivamente, donde Tres Arroyos está en el máximo de personal según establece el Ministerio de Seguridad, al igual que la cantidad de móviles afectados al sistema, con 35 vehículos provinciales más dos aportados por el municipio".

Teniendo en cuenta todos los parámetros de medición establecidos por el Ministerio de Seguridad, "nos suma 14 módulos, y ahora lo que está en estudio en la subsecretaría administrativa del Ministerio de Seguridad, es qué valor tiene cada módulo en dinero, y de ahí quedará definido cuánto recurso se le va a asignar a cada distrito", detalló Apolonio, y de esa manera se establece un sistema que no quede a criterio del ministro de turno.

Responsabilidades

Otro aspecto que está en estudio y con el compromiso del ministro Stornelli de llevarlo adelante es una modificación a la Ley de Policías Comunales en su artículo relacionado a las responsabilidades que se les asigna como jefes de la fuerza.

En tal sentido, Apolonio señaló que se trata de que "la función de la estrategia policial sea de la propia fuerza, porque son quienes conocen sobre los recursos logísticos y humanos que tienen, pero con la obligación de los municipios de participar en esos planes preventivos, que no queden en manos de la policía exclusivamente", pero que los intendentes estén en pleno conocimiento y tengan el control del accionar policial.

Incluso el secretario de Seguridad dijo que el jefe comunal debe estar "sentado en la mesa donde se diagrama un sistema preventivo, pero no ser quien lo dirige porque no hay un conocimiento acabado de lo que es la operatividad policial".

En tal sentido, el intendente Sánchez dijo al momento de plantearle a Stornelli tal situación, que "nos da una responsabilidad que en la realidad nunca tenemos. Hacerse cargo de las estrategias de la policía debe ser gente idónea", y el ministro estaba de acuerdo en producir ese cambio.

Es como retornar al Ministerio de Seguridad a través de la Policía Comunal una responsabilidad que nunca debieron sacarle, mientras por otra parte la descentralización administrativa está bien, ya que con el dinero administrado por el municipio, se logra celeridad y eficiencia en el manejo de situaciones que deben resolverse con inmediatez.

Comentá la nota