Un año con menos obras en agenda

El Poder Ejecutivo diseña el presupuesto de gastos
Aunque hasta ayer no estaba listo el proyecto de presupuesto 2010, que el gobierno porteño debe enviar a la Legislatura antes del 1° del mes próximo, en el Poder Ejecutivo ya reconocen que el año próximo habrá menos inversión en obras.

Es que, según los cálculos preliminares, el superávit apenas rozaría los 500 millones de pesos. A ese monto habría que sumarle lo que resta de Fondo de Infraestructura Social (Foiso), que son 914 millones de pesos. En total, serán, entonces, 1414 millones de pesos, unos $ 400 millones menos que los dispuestos para obras durante este año, según los planes oficiales.

Estos números preliminares están calculados partiendo de la base de que no habrá aumento de impuestos, tal como lo asegura el jefe de gobierno, Mauricio Macri (ver aparte). LA NACION pudo saber que cada ministerio podrá enviar a Macri su propuesta de lo que pretende gastar el año próximo con un tope de un 10 por ciento de aumento.

Ayer todas las áreas debían enviar esa información al Poder Ejecutivo para su análisis. Sólo a fines de esta semana se conocerían las cifras definitivas que conformarán el proyecto de presupuesto.

El cálculo de ingresos y egresos tendrá en cuenta las nuevas prioridades establecidas por el gobierno porteño, como se informa por separado. En ese sentido, se espera un aumento en las partidas que serán destinadas a Desarrollo Social, Justicia y Seguridad (para la Policía Metropolitana) y para el flamante ministerio por crearse, de Tránsito y Transporte.

También se estudia de qué forma usar el dinero del Foiso. Cabe recordar que cuando fue aprobado por ley estaba destinado a obras específicas. Según indicaron fuentes oficiales a LA NACION, se redactará un proyecto con obras distintas de las previstas en el plan original. No estaba definido ayer si se enviaría a la Legislatura junto con el proyecto de presupuesto.

Aunque en el gobierno aseguran que no habrá aumento de impuestos, quedará abierta la posibilidad de retocar la tasa de alumbrado, barrido y limpieza (ABL). Es que en la Legislatura se debate en la Comisión de Reforma Tributaria una iniciativa que pretende que la alícuota del ABL se calcule sobre la valuación de mercado y no la valuación fiscal de las propiedades, como hasta ahora.

Dicen en el gobierno que en 2010 tampoco se aplicará la actualización de los valores por obras a los frentistas que no estén a más de cinco cuadras de esas mejoras, de entre el 2,5 y el 60 por ciento.

Comentá la nota