En menos de dos meses, las empresas dieron de baja a más de 1500 contratados

Desde Noviembre del año pasado, las empresas electrónicas radicadas en Río Grande comenzaron a dar de baja a los empleados contratados. Muchas se adelantaron a las fechas previstas inicialmente ante la inminencia de una crisis global.
Asimismo, otras empresas decidieron llegar a un arreglo con una importante cantidad de trabajadores para concretar la salida de muchos de ellos, en lo que también representa una forma de despido encubierto. Para 2009, se avecina un panorama desolador.

Los meses de Noviembre y Diciembre pasados serán recordados por muchos trabajadores fueguinos como uno de los períodos más caóticos de los últimos años. La bonanza económica mundial, pero sobre todo las mieles de la convertibilidad, le dieron a las empresas electrónicas altas rentabilidades que se esfumaron rápidamente ante la posibilidad de que no solo Argentina, sino todo el mundo, entre en recesión durante 2009.

Así, miles de trabajadores fueguinos vieron como su fuente laboral caía en desgracia ante la amenaza de que el año que se avecinaba no fuera rentable para las mismas empresas que un tiempo atrás se desesperaban por producir en turno rotativos que mantenían las plantas industriales abiertas casi 24 horas seguidas, todos los días.

Y ya lo anticipaba a una radio local Oscar Martínez, secretario gremial de la Unión Obrera Metalurgica (UOM), quien antes de fin de año decía que "venimos analizando la situación incluso antes de la crisis y este año la discusión sobre los trabajadores contratados y la incorporación de nuevos puestos en carácter de efectivos quedará inconclusa por la crisis internacional, que no sabemos hasta qué grado afectará a la industria de Tierra del Fuego".

Asimismo, el gremialista aseveró que "esta es una discusión que año a año vamos resolviendo, y en este marco hemos realizado gestiones y nos hemos reunido con la Secretaría de Industria de Nación, pero los cambios producidos a través de la creación del Ministerio de la Producción han demorado aún más algún tipo de medida que podría lograr que de esta forma los empresarios garantizaran la continuidad laboral de aquellos que estaban en calidad de contratados, y sobre esa situación venimos trabajando hace algún tiempo y esperamos poder avanzar en lo inmediato".

Lamentablemente, poco de todo eso se dio y con el correr de los meses, miles de contratados fueron quedándose sin fuente laboral. De esa forma, Noviembre y Diciembre se convirtieron en época crucial para las empresas que dieron una clara muestra de que el 2009 arrancaría con escasa planta laboral en la mayoría de las empresas asentadas en la ciudad.

Despidos por cientos en varias empresas

Haciendo un repaso de la situación de la mayoría de las empresas del rubro electrónico asentadas en esta ciudad, se observa que son varias las que contaban con una importante cantidad de empleados contratados entre su planta total de trabajadores.

De esa forma, empresas como BGH, Radio Victoria Fueguina, Interclimas, Mirgor, Electrofueguina o Audivic finalizaron el vínculo laboral con un promedio de 150 trabajadores cesanteados.

En algunos casos, las empresas comenzaron a evidenciar problemas mucho antes de que se desatara la crisis internacional. Así, algunas ya a mediados de año comenzaron a pagar los sueldos en forma escalonada, que para quienes tienen varios años de experiencia, es la antesala al conflicto mayor.

En otros casos, fuentes confiables le aseguraron a TIEMPO Fueguino que varias electrónicas de esta ciudad le ofrecieron a sus trabajadores efectivos (aquellos que no se rigen bajo el régimen de un contrato a tiempo determinado) la posibilidad de una "salida elegante", tal cual muchos la llaman en el rubro.

Dicho en otras palabras, se trata de la posibilidad de que el empleado renuncie y previamente acuerde un monto de dinero como indemnización, evitando así la vía judicial. Ni más ni menos que un despido encubierto.

"Hay varias empresas que además de dar de baja a los contratados aprovecharon la oportunidad y le ofrecieron una ‘salida elegante' a los empleados efectivos con menor antigüedad", aseguró Juan Carlos, un trabajador con más de una década de experiencia en el rubro electrónico.

La misma fuente dijo que "para la empresa es conveniente porque arregla con el empleado, se evita el juicio y la cifra que acuerden siempre será menor y en definitiva, con los números que manejan, se trata de valores accesibles para todos".

Comentá la nota