Al menos este verano no habrá más "slots"

Roggio dice que no instalará ninguna de las 2.400 tragamonedas extras. Reniega del impuesto del 5%.
La Compañía de Entretenimiento y Turismo, que explota las tragamonedas en todo el ámbito de la provincia de Córdoba, no instalará, al menos por este verano, ninguna de las 2.400 nuevas máquinas que la Legislatura le autorizó el 23 de diciembre pasado. Así lo confirmaron fuentes del Grupo Roggio, accionista de la CET, quienes todavía no digieren la suba de impuestos que el Poder Ejecutivo dispuso a partir de agosto pasado y reactualizaron cuatro meses después.

"No hay planes ni se ha evaluado la instalación de las slots en enero ni se hará en febrero", indicaron voceros de la firma. Y explicaron que los abogados están estudiando las modificaciones impositivas porque, entienden, "se está afectando los resultados de la compañía". No se descarta un reclamo oficial.

En agosto de 2008 –seis años después de que se habilitarán las tragamonedas en la provincia– el Poder Ejecutivo decidió cobrar un impuesto del cinco por ciento sobre el premio que, en pesos, se llevaba el jugador. Pero como muchas veces el apostador gana y a esas fichas las vuelve a apostar, el Gobierno dispuso en diciembre pasado que ese cinco por ciento se descontara directamente del software que maneja las apuestas de cada máquina, de modo que el impuesto se cobra sobre las fichas "rejugadas" y no sólo por las cambiadas a pesos.

Ayer, CET terminó de programar el software en el último lote de las tres mil máquinas que actualmente existen en 18 ciudades del interior provincial.

Roggio sostiene que el nuevo impuesto afecta el negocio porque, sostienen, CET "vende entretenimiento" y si un tercero, como el Estado, cobra un impuesto, el jugador se queda con menos tiempo de entretenimiento. En buen romance: se le acaba más rápido la plata.

La respuesta del Gobierno no se hizo esperar. "Que lo demuestren", sostuvo el secretario de la Gobernación, Ricardo Sosa ante la consulta de este diario. Y afirmó que, en lo que va de enero, incluso con menos turistas en las sierras, las apuestas en las tragamonedas subieron entre 15 y 20 por ciento.

Nueva instalación. En el Gobierno le restaron importancia a la decisión de CET de freezar por el momento la instalación de las máquinas. Cada aparato cuesta entre 15 y 25 mil dólares, según los modelos. La previsión de Lotería de Córdoba es habilitarlas en año y medio.

Es que ahí hay otra discusión por librar. La Provincia pretender que la CET mejore el canon que le paga al fisco. Hoy, por las tres mil tragamonedas paga 27 por ciento de lo apostado. Otro tres por ciento deben destinarse a financiar las inversiones hoteleras. Como para abrir las 2.400 nuevas slots no tienen que hacer hoteles, fuentes de Lotería de Córdoba especulan con llevar a ese canon al menos al 30 por ciento, posiblemente el 32.

En 2008, el canon representó 82,9 millones de pesos, de los cuales 9,2 millones fueron girados a los intendentes con slots.

Comentá la nota