Menos coparticipación: mayor déficit y cuentas en rojo

Desde que comenzó el 2009, los intendentes pusieron reparos en los gastos municipales de sus distritos. Habían anticipado que ante la crisis internacional, el Gobierno bonaerense iba a recibir menos fondos para asistir a las comunas bonaerenses.
Algunos lograron tener un fondo anticíclico que los ayudó a sostenerse durante este año, pero la realidad indica que aproximadamente 60 municipios presentarán déficit al cerrar el ejercicio económico. Podría sumarse más distritos, aunque aún en el Gobierno bonaerense se analiza que la deuda global será de 300 millones de pesos.

Es que la mayoría de los intendentes recibieron 5% menos de coparticipación, que se traduce de dos a siete millones menos, según la comuna.

En los ejecutivos locales, los alcaldes sostienen que la mayoría que registren dicho déficit será de entre un 8% y 10% del presupuesto total municipal. Y según acusan es por la caída de la recaudación de las tasas y la baja en la transferencias de recursos de la coparticipación.

El panorama financiero hubiese sido aún peor si el Gobierno nacional no coparticipaba los fondos de la soja, donde la Provincia destinó unos 450 millones de pesos más para repartir entre los 134 distritos. Eso significó para los municipios entre 100 mil y un millón y medio de pesos mensuales más que equiparó con la baja de la coparticipación.

A esto se le sumo la entrega de subsidios para realizar obras públicos, que se otorgaron en plena campaña electoral.

Más allá de las ayudas económicas, muchos debieron golpear la puerta de la Gobernación para solicitar auxilio.

Este lunes el gobernador Daniel Scioli otorgó créditos a 20 intendentes para terminar con obras ya empezadas. Así las cosas, son varios los intendentes que deberán ser "perdonados" por el Tribunal de Cuentas, pedido que realizó el ex motonauta en el presupuesto 2010, que fue aprobado por la Legislatura.

Comentá la nota