Menores: Provincia busca eludir la polémica, que no cesa

Dos ministros pidieron priorizar la educación y darles oportunidades a los menores para que no delincan. Casal compartió las declaraciones de Cristina contra las excarcelaciones, pero evitó mencionar la baja de la imputabilidad. Funcionarios e incluso jueces polemizan
Luego de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner condenó anteayer los intentos por endurecer la legislación -criticando así el proyecto de Daniel Scioli para bajar la imputabilidad de los menores en casos de delitos graves-, se sumaron voces oficiales bonaerenses pugnando por una solución social y no punitiva del fenómeno de la delincuencia juvenil.

En efecto, ayer el gobierno provincial pareció intentar esquivar la polémica en la que quedó atrapado al impulsar una reducción de la imputabilidad, pero al mismo tiempo recibió cuestionamientos, incluso, de funcionarios de segunda línea como la subsecretaria de Niñez y Adolescencia del ministerio de Desarrollo Social bonaerense, Martha Arriola, que consideró que “criminalizar a los pibes es lacerante y letal”.

“No podemos actuar con liviandad volviendo a viejas recetas facilistas, reduccionistas”, enfatizó, al tiempo que aclaró que “los pibes en la Provincia viven situaciones de violencia extrema, de marginalidad, de pobreza”, sostuvo la funcionaria en clara oposición a lo expuesto días atrás por el propio Daniel Scioli en el sentido de analizar la baja de la edad en la que un menor puede ser juzgado y condenado.

Asimismo, y tras las críticas de la Presidenta hacia los jueces que liberan delincuentes, el ministro de Justicia Ricardo Casal indicó que están buscando limitar “la discrecionalidad de las libertades”. En ese marco, sobre la inseguridad respondió que desde la Provincia “reformamos Casación para bajar las causas atrasadas, creamos el mapa judicial, sancionamos la ley de violadores, la de jueces y vacantes, y es mérito de la Legislatura que trabaja sobre la política judicial”.

Sin embargo, nada dijo Casal respecto de que la jefa de Estado cuestionó el proyecto bonaerense al precisar que la inseguridad no se combate con leyes más duras.

Inclusión

Otro actor que ayer sumó su crítica a la posición oficial de la Provincia fue el titular del Colegio de Magistrados y Funcionarios Judiciales bonaerense, el juez Carlos Lami, que consideró que “hay que conversar acerca de que la juventud tiene que tener trabajo, contención y el tema de la imputabilidad es lateral, no central”, dijo, e insistió en que “esto se debe enmarcar en un ámbito mucho mayor, donde se tiene que buscar que la juventud encuentre un cauce, sobre todo porque están en una edad muy delicada de la persona”.

Más allá de las nuevas críticas al impulso bonaerense a la baja de la edad de imputabilidad de los menores, ayer también aparecieron conceptos apuntando a educar y contener a los jóvenes desde dos ministros del Ejecutivo provincial. Ello podría leerse como un intento oficial por evitar extremos y nuevos cuestionamientos de parte del gobierno de Scioli.

En primer término, el director de Cultura y Educación, Mario Oporto, opinó que “a los jóvenes hay que darles futuro, y no hay mejor futuro que una buena educación”, para agregar que “nuestro objetivo primordial es trabajar con los jóvenes más pobres, aquellos que ven su futuro muy difuso”.

En el mismo sentido se manifestó su compañero de gabinete, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que enfatizó que la capacitación y la asistencia son claves para rescatar a chicos en riesgo social.

“Intentamos trabajar en el comienzo y no en el final del proceso, no en las consecuencias, sino en las causas”, agregó Oporto.

Por su parte, Arroyo enfatizó que “lo que necesitan los chicos son oportunidades concretas dado que la mejor política social es el trabajo y nadie puede trabajar si no se capacita”.

Comentá la nota