La menor actividad impacta en las estaciones

La venta de combustibles líquidos cayó 5,3% en el país, en el último año.La premium cayó 32% y el gasoil, 6,6%.
La desaparición de las que hace años eran grandes estaciones de servicio deja a la vista la caída en la rentabilidad que sufre el sector. Y en algunos casos, la menor actividad económica no hizo más que acelerar su liquidación.

Entre abril del año pasado –apenas iniciado el enfrentamiento campo-Gobierno– y abril de 2009 –último dato disponible–, la venta en metros cúbicos de los combustibles líquidos (gasoil y nafta súper y premium) cayó 5,3 por ciento en el país, según los datos que las empresas más importantes (Repsol-YPF, Petrobras, Esso y Shell) proporcionan a la Secretaría de Energía de la Nación. En tanto, entre el primer cuatrimestre de 2008 y el primero de 2009, la caída fue de casi cuatro por ciento.

Por combustible. El gasoil se vendió 6,6 por ciento menos en la comparación interanual. Raúl Castellano, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), sostuvo que esa baja surge de las ventas globales, y por eso es posible que la disminución en las ventas minoristas sea menor. "La caída se corresponde con la menor actividad del campo", explicó.

Por el lado de las naftas, el cambio en los hábitos de consumo ha ido en detrimento de la calidad y de los ingresos para las estaciones de servicio. La premium se vendió 32 por ciento menos durante los primeros cuatro meses del año en relación con igual período del año pasado. La venta de la nafta súper, en cambio, aumentó 18 por ciento.

Castellano aseguró que "ha habido una transferencia de ventas de la premium a la súper", lo que "deja un margen de ganancia aún menor" a las estaciones.

Sin embargo, la situación no es igual en todas las estaciones.

Las YPF han tenido mayor demanda que el año pasado, incluso de nafta premium. En total, sus ventas aumentaron 2,3 por ciento entre abril de 2008 y de 2009. Pero los empleados de las estaciones de servicio de esa marca en Córdoba aseguran que tienen otro problema: el cupo.

"Vendemos más que cualquier otra estación porque tenemos los mejores precios, pero en el mejor de los casos nos dejan 50 mil litros de gasoil al mes y, obviamente, con eso no subsistimos", dijo la encargada de una expendedora de esa bandera de esta Capital.

Las Esso tuvieron una caída de venta en todos sus combustibles líquidos de 7,3 por ciento promedio; Petrobras, de 9,1 por ciento, y Shell, de 18,6 por ciento. Hace tres semanas, los dueños de estaciones de servicio nucleados en Cecha firmaron un acuerdo con la petrolera YPF para mejorar el margen de rentabilidad de su negocio, al que luego se sumaron Petrobras y Esso.

Esa supuesta mejora permitiría cubrir el aumento salarial remunerativo de 18 por ciento que se acordó para los empleados desde el 1° de mayo.

Shell fue la única de las grandes petroleras que no quiso acompañar el acuerdo por la pérdida en su volumen de ventas de naftas y gasoil durante el primer cuatrimestre del año.

"No es una ayuda sustancial, pero sí una leve mejora en los márgenes de ganancia", dijo Castellano y agregó que "es un paliativo que no soluciona en nada la situación tan aguda de falta de rentabilidad de las estaciones de servicio".

Graciela, encargada - YPF de barrio Observatorio

"Hay cuatro empresas líderes pero la situación de YPF es distinta a la de las otras tres. Acá las ventas continúan por la diferencia de precios, que dicho sea de paso no se pueden tocar y es más, desde el Gobierno exigen que bajen. Pero nuestro problema es que la petrolera no abastece a las estaciones que son de la red de acuerdo a la demanda que registran.

La situación es mala porque tenemos un cupo de ventas que es de 50 mil litros por estación de servicio de gasoil. Y con ese cupo, una estación no puede pagar sueldos, seguro, insumos, servicio, etcétera.

Una de las últimas noticias que tuvimos era que nos iban a aumentar el margen de rentabilidad para pagar los últimos aumentos de sueldo, pero eso nunca se implementó. Acá seguimos con el 7,5 por ciento en el gasoil y 11 por ciento en la Fangio".

Jorge, encargado - Esso de avenida Pueyrredón

"La rentabilidad ha bajado mucho, porque tenemos una caída muy importante en las ventas.

La merma se da en todos los combustibles y creemos que es por la misma crisis. Hoy por hoy, la cantidad de autos que se venden es menor que la de años anteriores y la gente se cuida más en sus gastos, inclusive en el combustible.

Hay caída hasta en el GNC, teniendo en cuenta que es un rubro que siempre ‘ha movido’.

Fácilmente, tenemos hasta un 35 por ciento menos de ventas, mientras los costos van en aumento.

Hace poco, se llegó a un 18 por ciento de aumento para los empleados contra un 30 que se pedía y, sumado a eso, tenemos que pagar impuestos, luz, teléfono, etcétera.

El tema de la mejora de la rentabilidad por ahora está al margen. Acá no hemos tenido novedades".

Comentá la nota